Qué se necesita para ser un buen periodista

8
2423
EN EL DÍA QUE HOMENAJEA A LOS HOMBRES DE PRENSA
EN EL DÍA QUE HOMENAJEA A LOS HOMBRES DE PRENSA

Hace más de 20 años que ejerzo como periodista; sin embargo, durante casi toda mi vida lo he sido. Es que siempre supe que quería ser parte de aquellos que transitan los caminos de aquello que Gabriel García Márquez denominó como “el mejor oficio del mundo”.

 

El hombre de prensa se mueve por la “pulsión de la pasión”, valga la cacofonía. Su aprendizaje es permanente y las ganas de formarse no deben perecer jamás.

Es una de las dos condiciones que se necesitan para ser un buen reportero, la otra es la honestidad. Sepan que, sin pasión ni honestidad no se puede ser periodista.

Se trata de un trabajo que se remunera muy mal —en casi todos los países del mundo— y que siempre es pasible de ser corrompido, especialmente cuando se trabaja en el género periodístico de la investigación.

Por eso hay que centrarse en las cualidades referidas, para no caer en la tentación de la corruptela y para avanzar sin temor contra los poderosos molinos de viento.

Soy de los que creen que no sirven las escuelas de periodismo, porque no se trata de algo que pueda aprenderse en ningún libro. Lo sostengo aún cuando me tocó desempeñarme hace una década como docente en la mejor escuela para reporteros de Buenos Aires.

El hombre de prensa debe formarse en las redacciones y en las calles, sobre todo en las calles. No solo debe ser un gran observador de la realidad, sino también aquel que logre decodificarla de cara a la sociedad.

Es algo con lo que se nace, un don innato. Una pericia que es imposible aprender en ninguna universidad. ¿Cómo alguien podría incorporar la pasión o la honestidad dentro de cuatro paredes? ¿Qué libro podría enseñar semejantes cualidades?

Hoy en día, las redacciones están repletas de jóvenes que “escupen” como chorizos las facultades y que desconocen lo que es el periodismo. Mayormente son chicos que decidieron estudiar para reporteros porque les parecía “cool” o porque se maravillaron con alguna película sobre hechos heroicos relacionados a la prensa.

Pero nada es como en las películas, la realidad es bien distinta. El periodista no es un Sherlock Holmes que resuelve casos imposibles a diario. El 80% de su trabajo se desarrolla sentado detrás de un escritorio, ya sea analizando documentos, desgrabando entrevistas o escribiendo complicados artículos.

Ante lo dicho, el terreno de la tentación es fértil. Las prebendas están a la orden del día y los salarios bajos de los periodistas sirven como excusa perfecta para ceder sus propias conciencias.

Este estado de situación conspira contra la propia filosofía de la prensa, que nos recuerda que “la información no nos pertenece”, sino a la ciudadanía.

Ergo, cuando un periodista trafica con los datos que maneja, comete uno de los peores crímenes.

Es oportuno puntualizarlo en vísperas de este nuevo día del periodista, donde abundan las operaciones de prensa, los sobres bajo mesa y las canalladas de ocasión. Ciertamente, es uno de los peores momentos para la prensa argentina.

¿Dónde quedó aquello de la honestidad, de dar una información más allá de la persona a la que perjudique? ¿Quién fue el imbécil que inventó el “periodismo militante”, término que se contradice a sí mismo?

Aún hay chances de salvar las papas. Solo hay que barajar y dar de nuevo, de volver a los viejos manuales de periodismo. Entender, entre otras cosas, que la ética debe estar antes que todo lo demás.

Como dijo el gran maestro Ryszard Kapuscinski, a quien no me canso de citar, “para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fe, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias”.

COMPARTIR
Artículo Previo El curro millonario de las campañas políticas
Artículo Siguiente Secretos y miserias del abogado de Susana Trimarco
Armin Vans
También en
 
 

8 comentarios Dejá tu comentario

  1. Como que no sirven las escuelas de periodismo? La formación es fundamental, y si no allí tenemos a Lanata, que cursó Civil I y Civil II en la facultad de derecho , fue unos días a la facultad de filosofía, terninó el secundario desfilando por varias escuelas y es lo que es: UN MERCENARIO, desinformando a la gente, igual que Majul, Leuco, Leucocito, Longobardi, todos los mercenarios de Córdoba, como Jorge Cuadrado, Lalo Freire,Pablo Rossi,Petete Martinez, ( de radio Mitre Córdoba)todos recibiendo suculentos sobres del gobierno de turno y desinformando a la gente, atacando a los trabajadores cuando defiende sus derechos, poniendosé del lado del poder, sobre todo del poder económico, defendiendo lo indefendible. El verdadero periodismo es el periodismo de investigación, como investigó Rodolfo Wlasch, los fucilamientos de 1956 en su libro "Operación Masacre", como investiga Tomás Mendez, que lo pueden ver los sábados a las 20 hs.en C5N. Investigar la corrupción del poder político y economico.

  2. FELIZ DIA DEL PERIODISMO,para el editor y para todo el equipo de periodistas que aca trabajan, y que pacientemente nos escuchan nuestras descargas. Que tengan muchos exitos y que se hagan fama.

  3. Querido AMIGO: tuve suerte de compartir muchas horas en momentos difíciles de verdad contigo, siempre me ayudaste y pusiste el pecho en los momentos feos de verdad, tu exceso de compromiso con la verdad te llevaron a vivir períodos de más pobreza que un monje Franciscano pero sin dejar de ser Christian. Mis respetos y el abrazo de siempre

  4. Es el mejor o el peor oficio del mundo, lo mas comun sea esto ultimo ya que son todos empleados de sus jefes por quienes esciben lo que se les ordena. El peripdismo objetivo no existe.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

El periodismo debe ser honesto

Los ilícitos no son de izquierda ni de derecha, son ilícitos. Por lo tanto, el periodismo, en su labor, no debe ser de izquierda ni de derecha, sino objetivo. Por lo menos, lo más objetivo posible. Aseguran algunos autores que conocen del tema, que el periodismo no debe ser...