¡Recién Publicado!
cerrar [X]

La Corte protege a Cristina

9
1234
La mayoría peronista
La mayoría peronista

Un huracán de indignación ciudadana se desató en la Argentina producto de una resolución de la Corte Suprema que, en la práctica, protege a Cristina y consagra su impunidad. La actitud escandalosa de 4 integrantes del máximo tribunal le da la razón a tanta gente que dice: “En este país no hay justicia, jamás un presidente o un ex va a ir preso”. Pasó con Carlos Menem y pasa ahora con Cristina.

 

Hay montañas de pruebas documentales y testimonios de gente que estuvo 30 años al lado del matrimonio Kirchner que describen el mecanismo de corrupción colosal que yo describo como el robo del siglo.

Coimas, sobreprecios, lavado de dinero, estafas de todo tipo y una asociación ilícita cuya jefatura ejerció primero Néstor y luego Cristina para saquear al estado.

Y sin embargo, por decisión de quienes deben bregar por que la justicia sea independiente y transparente, la exitosa abogada que nunca ganó un juicio pero lo perdió varias veces, no se sentará en el banquillo de los acusados el martes que viene como estaba previsto y tal vez nunca tenga que poner la cara en ninguno los 5 juicios orales que tiene en marcha producto de 11 procesamientos y las prisiones preventivas pedidas, una de ellas que fue confirmada por la propia Corte Suprema que ayer actuó como una Unidad Básica producto de su nueva mayoría automática peronista.

Formalmente, la Corte pidió el expediente de la causa Vialidad para revisar una cantidad de objeciones y chicanas que los acusados presentaron con el único objetivo de patear la pelota hasta el infinito. Objetivo que lograron producto más de las simpatías políticas que del ejercicio del derecho.

Cristina no soportó entregarle la banda presidencial y el bastón de mando a Mauricio Macri que había ganado con toda legitimidad democrática. Lo consideraba una rendición. Mucho menos iba a aceptar que el martes que viene todos los diarios del mundo publicaran una foto de ella sentada en el banquillo de los acusados con Lázaro Báez de un lado, Julio de Vido del otro y a unos metros, el delincuente de Josesito López, el que llevó los 9 millones de dólares al monasterio.

Cristina dijo que llegó a odiarlo y se quebró en llanto en cámara cuando lo dijo. Pero jamás explicó de dónde sacó esa fortuna José López que trabajó 20 años al lado de los Kirchner como mano derecha y recaudador de las coimas que logró su gerente de delitos desde el estado, don Julio de Vido.

Esa foto se iba a producir el martes. Y mucha gente se iba a sentir un poco más tranquila pensando que tal vez por primera vez, el presidente que roba, las paga. Pero una vez más triunfó la injusticia. Carlos Beraldi, el abogado millonario de Cristina celebró la resolución de los cortesanos porque se trata de un caso de “gravedad institucional” y de un juicio al que querían darle mucha “espectacularidad”.

En esto coincido con el ex socio de León Arslanián. Es gravísimo institucionalmente para la República que una ex presidenta sea acusada de ser jefa de una asociación ilícita para saquear al estado, de lavado de dinero, de coimas, de enriquecimiento ilícito y no solamente no vaya a juicio oral a dar la cara.

También es muy peligroso para el estado de derecho que Cristina pueda volver a ser presidenta y resuelva suprimir al poder Judicial y reemplazarlo por un servicio de justicia a su servicio como anticiparon Mempo Giardinelli y Eugenio Zaffaroni entre otros soldados K.

Y sobre la espectacularidad que podría tener semejante juicio en el caso de que alguna vez se realizara, debo decir que es lo normal. En cualquier país del mundo civilizado un juicio por mega corrupción de estado es cubierto con lujo de detalles por todos los medios de comunicación y por todos los periodistas.

No sé qué pretende el doctor Beraldi. ¿Que el juicio se haga sin periodistas o en la clandestinidad? Que se quede tranquilo. Con esta Corte pejotista es muy probable que jamás se realice ningún juicio en serio a Cristina.

Me extraña la postura del juez Juan Carlos Maqueda, un hombre razonable, más ligado a De la Sota y Schiaretti que al kirchnerismo. Me extraña del doctor Horacio Rosatti que fue ministro de justicia de Néstor pero que huyó despavorido cuando vió los sobreprecios y coimas que había que tramitar para construir cárceles.

Rossatti, con fama de honesto, fue impulsado por la doctora Carrió pese a su matriz justicialista. No me extraña de Ricardo Lorenzetti, un operador de todas las oscuridades. Y no puedo decir nada de la doctora Highton de Nolasco que está presionada por todos lados. La historia juzgará a estos jueces de la Corte. Acaban de disparar un tiro para el lado de la impunidad.

La Oficina Anticorrupción, como querellante, presentó un escrito ante el tribunal Federal número dos solicitando que ante el pedido de la Corte, se disponga todo lo necesario para que el juicio se realice como estaba previsto mientras la Corte se toma todo el tiempo del mundo para hacer lo que quiera.

Laura Alonso, su titular por tuit definió a la decisión de la Corte como “alocada”. Yo le agrego que es inédita ante una causa que todavía no tiene sentencia y con chicanas que podrían resolverse tranquilamente durante el juicio oral. Es lo mismo que entiende el eficiente fiscal Diego Luciani que sentía tanta impotencia que tenía ganas de producir algún gesto de protesta aunque eso afectara su impecable carrera.

¿Quiénes celebraron la apuesta a la impunidad de la Corte? Oscar Parrillitudo, como lo llama la señora, dijo que el tribunal “reparó una tremenda arbitrariedad y puso las cosas en su lugar”.

Alberto Fernández que pasó del amor al odio y nuevamente al amor con Cristina confesó que la Corte “da cierta tranquilidad”.

Anoche, un diálogo vía Twitter entre el doctor Guillermo Lipera y Juan José Campanella resumió mucho de lo que la inmensa mayoría de los argentinos piensa. El ex presidente del Colegio de Abogados e impulsor de varias marchas contra la impunidad y por la independencia de la justicia, escribió que esto “sería un nuevo golpe a la muy decaída imagen de nuestra justicia”.

El exitoso director de cine y teatro le contestó, textualmente: “Estimado Guillermo: la imagen de la justicia no está decaída. Está destruida. Es lo peor de Argentina, su mochila más pesada. Es un poder sin control. Son ustedes, los de adentro, los que deben rebelarse. Los civiles solo podemos mirar con asco”.

Le doy mi opinión. Lipera y Campanella son dos personas honradas y republicanas que piensan distinto en muchas cosas. Respeto a ambos. Pero creo que los civiles si tenemos mucho que hacer. Movilizarnos, votar como corresponde y predicar con el ejemplo en cada una de las actividades en las que participemos.

Ni ladrones ni golpistas debe ser una consigna de la ciudadanía. Basta de corrupción. Sin justicia no hay república. Si ese alarido, si esa exigencia es mayoritaria en las urnas y en las calles, va a ser difícil que triunfen la impunidad, los delincuentes y los autoritarios. Depende de nosotros. De los argentinos. Cada uno desde su lugar y con sus instrumentos.

Hasta con el humor negro. Hay un chiste de Nik que aporta mucho. Un periodista le pregunta al editor del libro de Cristina si fue una decisión de ellos no mencionar la palabra corrupción. Y la respuesta es antológica: “Si, no podíamos publicar 18 tomos”.

Es que nunca hubo en la historia democrática argentina una familia que haya robado tanto durante tanto tiempo y que ahora goce de tanta impunidad. Cristina senadora con fueros, Máximo diputado con fueros, y Florencia refugiada en un aguantadero llamado Cuba.

Alberto Manguel, el brillante intelectual que renunció a la jefatura de la Biblioteca Nacional fue muy claro: “la biografía publicitaria de Cristina llamada libro no hace ningún comentario sobre la corrupción, los robos, no hay ninguna confesión de esos crímenes que cometieron ella y sus colaboradores… cada país tiene los gobernantes que se merece.

En la Argentina elegimos personas que sabemos que son criminales, que sea Menem o Cristina no nos importa…Yo volví a la Argentina y se me destrozó el corazón al ver hasta qué punto es un país en el que la corrupción es endémica y no hay ninguna cultura cívica”.

Todo indica que la Corte quiere salvar y proteger a Cristina pero que el resto de los integrantes de la banda vayan presos. A eso se refería Cristina cuando dijo que no ponía las manos en el fuego por nadie. Como si esto fuera poco, el jefe de inteligencia informal de Cristina.

Horacio Verbitsky fue avisado por algún cortesano de que esta decisión escandalosa era inminente. El gobierno se enteró por los diarios. El jurista brasilero Ruy Barbosa de Oliveira, dolorosamente, dice que de tanto ver el triunfo de los corruptos, “el hombre llega a desanimarse de la virtud, a reírse de la honra y a tener vergüenza de ser honesto”.

Es una vergüenza del tamaño del estado. Los ciudadanos honestos están hartos de que la impunidad les escupa en la cara. Son delitos de lesa indignidad. Injusticia ilegítima y está todo dicho. Suprema injusticia.

Cristina es el símbolo máximo de la corrupción en la Argentina. Aunque gane las elecciones. Si eso ocurre, eso hablará más de nosotros que de ella.

Solo nos quedará rezarle a santa María Elena Walsh de la libertad que un día escribió en su oración a la justicia que la señora de los ojos vendados que está en los tribunales, baje de los pedestales, se quite la venda y mire, cuanta mentira.

 
 

9 comentarios Dejá tu comentario

  1. María no cambias más. Tu cerebro continua atrofiado por los años KIRCHNERISTAS. Te lavaron el poco cerebro con las periratas de la chorra Kris. Búscate un laburo honesto. Te CONCHABAS cama adentro y vas a ganar más que escribiendo boludeces.

  2. Maria: la pericia que pidió la defensa hubiese tardado ochocientos años y fue solicitada así justamente para que no haya juicio posible. Lo "que nos pasa" es que Cristina nunca explicó de donde sacó taaaaanta plata y estamos todos ansiosos de que nos dé la fórmula mágica.

  3. Se termino el show, y fue bueno el intento de la gloriosa corte. Parece que tuvieron que escuchar el clamor de los millones de ollas retumbando en la noche en son de protesta. Ya la gente no come mas vidrio. Ahora lo jodido sera tener que ser decente y devolver los sobres, corriendose el riesgo de ser filmados por alguna camara secreta o por alguien que los queme. Asi que lo correcto sera quedarse no mas con el sobre acordado y decirle por lo bajo a la señora; " lo hemos intentado, vio? perdone pero disculpe. No ha podido ser" o " tuvimos que recular porque sino se nos venia la maroma encima y nos pedian a todos el raje, y la renuncia definitiva. Pero lo hemos intentado y ese fue el costo, vio? dado que corrimos peligros nosotros tambien" Quienes van a interrogar a la señora deberian tener custodia personal, por si las moscas....

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Verbitsky, CFK y la operación “Corte Suprema”

Horacio Verbitsky lo anticipó el viernes 3 de mayo en una entrevista que le realizaron en El Destape radio (escuchar al pie): "Es posible que este año que es electoral no haya juicio oral contra Cristina Kirchner. La Corte Suprema de Justicia está tratando ese tema. Se...