¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Rosas: la Vuelta de Obligado, la soberanía y los revisionistas

12
3791
UN ANIVERSARIO "MANIPULADO"
UN ANIVERSARIO "MANIPULADO"

Hubo en Rosas tres personajes distintos. Uno fue el joven buen administrador y emprendedor de sus estancias y negocios, un verdadero “self made man” que no aceptó parapetarse en la fortuna de su familia. El segundo aparece en el factótum gobernante-delegado durante dos largas décadas que generó las interminables polémicas. Por último, el Rosas correcto exiliado en Inglaterra, donde colaboró con Alberdi y Urquiza en la organización jurídica de la nación al mismo tiempo que preservaba serenamente una pulida amistad con el influyente inglés Henry Temple —más conocido como Lord Palmerston— quien fuera dieciséis años canciller del Reino Unido y Primer Ministro durante nueve. Eligió el “Restaurador” el territorio de la “pérfida Albión” en el cual pernoctó hasta su muerte en 1877. Acerca del Rosas exiliado y empobrecido, cabe recordarlo por la inexplicable agresión de sus antiguos partidarios obsecuentes, ese “capitalismo de amigos” que se enriqueció en la provincia de Buenos Aires a costa de su largo gobierno para terminar persiguiéndolo con saña, hostigando y matando a sus leales, confiscándole los bienes. Muchas investigaciones sobre el Rosas dictador le observaron grandes máculas y reprimendas, pero no muchas denuncias ni sospechas de haberse enriquecido por actos ilícitos de su gobierno.

 

La “soberanía” que gustaba preservar don Juan Manuel era la de sus cargos “delegados” para imperar cómodo, sin mayores responsabilidades institucionales y por encima del antiguo territorio virreinal, sostenida por ese frágil pacto de escasos renglones atado a los intereses aduaneros del puerto de Buenos Aires, facturando tasas e impuestos en la enorme Cuenca del Plata contra buques de toda procedencia gravando hasta las caravanas de carretas que atravesarían los polvorientos caminos de las llanuras y montañas que él manipulaba y tutelaba en nombre de un curioso federalismo goliático.

No había nación… ésa era la realidad. Para ingleses y franceses el objetivo consistía en acceder a nuevos mercados encerrados entre los ríos Paraná, Uruguay, Paraguay, Pilcomayo, remontarse hasta las costas de agua dulce enfrentadas entre Bolivia y Brasil, o hacia el Guayrá y aparecerse entre los ríos del lado occidental del inmenso Brasil. Hasta ahí llegaban los “propósitos imperialistas” o sencillas expectativas de comerciantes franceses e ingleses. Lo que no hicieron las potencias europeas fueron los pertinentes estudios de mercado. Es raro no hayan imaginado ni previsto que los puertecitos y aldeas de Corrientes, Santa Fe, Uruguay, Entre Ríos, Paraguay, el desierto y pantanos chaqueños y demás tierras guaraníes no justificaban semejantes flotas tan custodiadas para “venirse al cuete” como reza la zamba.

La sobreactuada aventura bélica ordenada por Rosas en la Vuelta de Obligado no empaña el heroísmo de Lucio Nicolás Mansilla, oficiales, soldados y pueblo adherente como tampoco en el episodio del 2 de abril se disminuye la honra y el patriotismo de los muertos y héroes sobrevivientes de las Malvinas. Lo lamentable fue apagar tantas vidas y salud entre argentinos y extranjeros en las dos frustradas hazañas bélicas, ambas generadas por regímenes de facto —1845 y 1982— no olvidarlo pues siempre el saldo determinó un proceso desgastante de litigio insufrible y eterno. ¿Dónde está el beneficio de prohibir a los buques mercantes comerciar sus productos “camionizando” el curso de los ríos interiores, trayendo progreso y modernidad a aquellas adormecidas y ocultas poblaciones…? ¿Desde cuando un gobernador disfrazado con el curioso título de “Restaurador” se permitía declarar guerras internacionales sin Congreso que lo avalara ni nación constituida como realmente sucedía en el resto de toda la América del Sur…?

Hubiese sido mejor que la República Argentina ya en esos tiempos apareciera en el mundo con el ropaje institucional que gozaban nuestros vecinos del Cono Sur: el Brasil y las repúblicas de Chile, Uruguay, Bolivia, Paraguay, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, naciones muy respetadas precisamente por su plena organización jurídica. “Son hermanos soberanos de la libertad…” Así lo recordaba la marcha patriótica “Melodías de América” autoría de Rodolfo Sciamarella cantada en los coros de las escuelas primarias de sesenta años atrás… eran otros tiempos.

Vergonzoso aquel solitario aislamiento anómico en pleno siglo diecinueve, no por ello hay que ignorarlo, sirve como enseñanza y doliente experiencia del viejo pasado, pero nunca usarlo de pivote o pretexto para revisar la Historia y desde ahí justificar o entronizar actos opresivos, camorreros y denigratorios de las más elementales libertades

La mano dura del hegemónico Rosas —con sus precarias representaciones y suma del poder público— ligadas en exclusiva a la oligarquía de estancieros, saladeristas y comerciantes de Buenos Aires, no le otorgaba soberanía ni competencia suficiente para decidir sobre la guerra en este espacio anarquizado, dividido y mandoneado hábilmente por el “Gran Hermano” porteño, auto-referenciado como “federal afiebrado” para simular su crudo unitarismo, quien sujetaba desde su puño a trece provincias sometidas.

Resulta pintoresco escuchar a ciertos comentaristas que reprochan a Urquiza “rumores” garibaldinos con expectativas de secesión, cuando la provincia de Buenos Aires seriamente protagonizó una segregación total que duró más de una década, pretendiendo soberanía eterna dentro de su separación y al mismo tiempo el sometimiento colonial del interior del país incluyendo a sus ríos nacionales e internacionales, sobre los cuales proclamaba su imperio y negaba la libre navegabilidad...

Algunos neo-revisionistas detestan y recriminan la máquina a vapor de los franceses, ingleses y holandeses en sus flotas marítimas de entonces. Eso explica algo triste de nuestra historia, durante los veintidos años de la hegemonía de don Juan Manuel aquel insólito país vivió alejado del fascinante mundo de la Revolución Industrial. Por ello no es de extrañar que renieguen de nuestro pasado “europeísta”, como si los argentinos para ser tales debiéramos haber ingresado al continente americano milenios atrás, caminando por el Estrecho de Bering o desde Mongolia o la Manchuria y rechazar todo atisbo de manteca inglesa, telégrafos, cables submarinos o transportes modernos.

La soberanía no consiste en exhibirse como bárbaros u homéricos guerreros para eternizarnos en interminables conflictos; en ese tablado seremos siempre perdedores como el gallo enfrentando al tigre. La soberanía reside en la respetabilidad y confianza que inspiran las instituciones de la civilizada comunidad internacional. Disfruta de insuperable soberanía el desarrollo experimentado por los negritos de la isla de Barbados comparado con la cautiva Cuba de Fidel, la cual en medio siglo ha sido desmantelada por el totalitarismo para terminar bajo la miseria de la tierra detractada y sin la cultura del trabajo, encerrada en un infierno dependiente alternativamente de la URSS, las dádivas de Chávez y ahora de una cerrada pandilla militar cínicamente enriquecida.

La más grande expresión de soberanía que lució la nación argentina además de la apacible revolución de 1810 y las hazañas del Ejército de los Andes en el Pacífico, fue la Constitución de 1853 y las Convenciones Internacionales de 1907 y 1917 donde se instituyó como norma internacional obligatoria la Doctrina de Luís María Drago, Canciller del Presidente Julio A. Roca. Gracias a esa norma de derecho y de política internacional las naciones —al ser soberanas— no pueden caer ejecutadas por deudas. Nuestra república gozará eternamente de ese prestigio inmaculado de instaurar en el mundo el sagrado alcance de la “auténtica soberanía” de las naciones, por más gobiernos de facto o autoritarios que nos sigan aislando a los argentinos como parias de la humanidad.

La soberanía no se emblematiza por meras proclamaciones encendidas de chauvinismo vocinglero festejado con fuegos artificiales, acumulando días sin producir, sino por actos relevantes demostrativos de la recepción nutritiva de inversiones, crédito ilimitado, democracia, republicanismo, justicia independiente, seguridad, genuino federalismo y… respeto por la Historia de la patria, librándola de todo vejamen de ideólogos mercenarios improvisando un sesgado neo-revisionismo, al mismo tiempo que malgastan los dineros del Estado.

 

Ernesto Poblet

 
 

12 comentarios Dejá tu comentario

  1. El verdadero dia de la soberania que yo estudei en la escuela primaria es el 10 de Junio en conmemoracion de los soldados y militares caidos en la guerra de Malvinas.No estos feriados inventados para que los tapes se queden en sus casas con el choripan y el vino y mirando tinelli gran hermano y la novela y los ricos de viaje.Pobre Argentina

  2. RODOLFO, TE FELICITO, OJALÁ TODOS PENSARAN Y ACTUARAN ASÍ. ES SIMPLE, Y SI LA HACEN COMPLICADA ES PORQUE HAY GATO ENCERRADO. SUERTE

  3. El tema musical al que hace referencia el autor de la nota no es una zamba, sino un triunfo. Sugiero interiorizarse del folklore argentino.

  4. Con relacion a lo expresado por Rodolfo, en general adhiero, pero cuando dice saquemos lo mejor de (y nombra algunos personajes que pasaron por el poder), lo mejor que le podriamos sacar es la plata que se robaron, aunque me parece que ya es un poco tarde.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

20/11: Día de la Soberanía Nacional

 “¡Allá los tenéis! Considerad el insulto que hacen a la soberanía de nuestra Patria al navegar, sin más título que la fuerza, las aguas de un río que recorre por el territorio de nuestro país. ¡Pero no lo conseguirán...