La historia del nieto “trucho” de Carlotto

21
217299
EL SORPRENDENTE CASO DE ROBERTO JULIÁN GUTIÉRREZ
EL SORPRENDENTE CASO DE ROBERTO JULIÁN GUTIÉRREZ

La aparición del nieto de Estela de Carlotto en el día de ayer, sigue generando conmoción en la sociedad, ya que se trata de una historia sorprendente y emotiva. También provoca desconfianza —creciente— por ciertas cuestiones que parecen no encajar.

 

No es la primera vez que la titular de Abuelas de Plaza de Mayo cree haber encontrado a su nieto. Ocurrió en, al menos, dos oportunidades, una de ellas con escándalo incluido.

Fue el caso de Roberto Julián Gutiérrez, quien fue parte de una trama de terror cuando alguien hizo llegar el rumor a Carlotto de que podía ser su abuela.

El culebrón se hizo público cuando el propio Gutiérrez acusó a Ricardo Ramón Parodi Lascano, ex titular de la Secretaría Especial dependiente de la Jueza María Romilda Servini de Cubría, por los supuestos delitos de “cohecho pasivo y falsedad ideológica agravada por su condición de funcionario público”. 

A través de una denuncia penal, Gutiérrez relató que en el marco de una causa por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura, caratulada “Minicucci, Federico Antonio y otros s/privación ilegal de la libertad y sustracción de menores de 10 años”, en la que Estela de Carlotto es querellante, fue citado al juzgado de Servini de Cubría en mayo de 2001.

El damnificado relató que Parodi Lascano le dijo textualmente: “Bueno, Roberto vos sabés que sos adoptado".  A lo que el joven contestó inmediatamente: " No, no lo sabía”. 

"Hasta aquel momento desconocía que era hijo adoptivo del matrimonio compuesto por Amanda Lucía Lucatelli y Roberto Primitivo Gutiérrez”, relató él mismo.

Según la presentación penal, la jueza Servini de Cubría le dijo luego “que la causa se había iniciado por una denuncia anónima presentada ante Abuelas”.

Gutiérrez pudo leer el expediente de adopción y se enteró de que había sido abandonado por su familia biológica en una estación de trenes de la provincia de Buenos Aires.

Él mismo aceptó someterse a dos extracciones de sangre para sendos exámenes de ADN, pero cinco años después terminó enterándose que los resultados eran negativos: no era nieto de Carlotto, ni tampoco hijo de otros desaparecidos, pese a que aún se sigue cotejando su patrón genético con el banco de datos de la organización humanitaria.

“Me habían obligado a descubrir circunstancias sobre mi identidad que, tanto en ese momento de incertidumbre como en la actualidad, sostuve y confirmo, hubiera preferido no conocer o, por lo menos, que sean mis padres adoptivos y yo quienes pudiéramos decidir aquello. Sobre todo a las luces del infructuoso resultado al que finalmente se arribó”, sostuvo el hombre en la denuncia, relatada en su momento por diario Perfil.

Gutiérrez imputó a la jueza los supuestos delitos de “cohecho agravado por su condición de magistrada, falsedad ideológica agravada por su condición de funcionaria pública, prevaricato, e incumplimiento de la obligación de promover la persecución y represión de los delincuentes”.

En comunicación con Tribuna de Periodistas, el damnificado cuestionó a Carlotto: “Esta mujer es tan distinta de como la ven todos, es nefasta.... cuando fui citado por Servini de Cubría me di cuenta de lo insensible que es; conocí bien el negocio de los DDHH que formó con su familia”, dijo Gutiérrez.

Y agregó algo inquietante: “Es sabido que (Carlotto) ha manejado muchas veces los ADN en el Banco Nacional de Datos Genéticos”.

Finalmente, Gutiérrez recordó que, por todo lo ocurrido, denunció a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo y la jueza Servini de Cubría ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “La causa sigue abierta”, añadió.

Los detalles de la pesadilla vivida por Gutiérrez pueden consultarse hasta el día de hoy en el juzgado Federal número 12 a cargo de Sergio Torres. Lleva el número 6572/07.

 
 

21 comentarios Dejá tu comentario

  1. No puedo creer estos comentarios de nazis de ultra-derecha...como se nota que no supieron lo que es que es tener un hijo desaparecido......necedad total

  2. Loreley: Si ud lamenta tener un hijo desaparecido, no arroje las culpas sobre otros. Preguntese que clase de educacion le dio a su hijo para que por una idea politica retorcida salga a la calle a matar. Los militares hicieron lo que debian hacer: proteger al pueblo y buscar la paz. Y lo hicieron bien. Su trabajo de inteligencia previo hizo que no haya victimas colaterales, solo asesinos. Los que aqui opinan defenestrando a esa maldita señora y a los malditos asesinos como su hijo lo hacemos con cordura: no nos gusta que nos maten. Tiene que entenderlo.

  3. Han pasado mas de 30 años y las organizaciones de Derechos Humanos y sus análogas siguen haciendo lo mismo de otra manera : utilizar la buena fé social para hacer un sutil proselitismo político, esta vez, favorecidos por presupuestos públicos enormes que no tienen control alguno. No hay afán de justicia. Si la hubiera, consentirían que la vida de un militante vale tanto como la de una decena de criaturas inocentes -entre año y medio y 15 años- victimas de la enfermiza guerra, anónima y clandestina, que le declararon al estado argentino -en democracia- para instalar como fuera un proyecto político totalitario. NO HAY ARREPENTIMIENTOS. NO HAY SINCERAMIENTOS. NO HAY NADA. Solo basura ideológica al servicio de un interés político subrepticio que, bajo otras formas, se perpetua en el tiempo. En su sectaria visión de la justicia se amparan en un concepto amanerado como la "lesa humanidad" para dividir aguas, como si un ordenamiento jurídico pudiera jerarquizar de primera y de segunda el dolor de los deudos. PARA SUS VICTIMAS TODO, PARA OTRAS VICTIMAS NADA. ESO NO ES JUSTICIA. ESO ES UNA ABERRACION QUE MERECE QUE LA SOCIEDAD ARGENTINA, SI REALMENTE, LUEGO DE SUFRIR LO QUE HA SUFRIDO, CONSAGRÓ EL VALOR ABSOLUTO DE LA VIDA HUMANA, NO LA DESMEREZCA EN GRADO ALGUNO Y HABRA UN DEBATE POSTERGADO. IMPUNIDAD PARA NADIE. UN ASESINO SERÁ SIEMPRE UN ASESINO. Y que NUNCA MAS personas que han consentido el robo, el secuestro y el homicidio premeditado y con alevosía como herramienta de acción política se arroguen idoneidad PER SE o por portación de apellido para ocupar un cargo público, carentes de toda autoridad moral, y a veces incluso profesional. Ni la militancia política ni la condición de desaparecido debe ser utilizada como vulgarmente se la utilizó durante toda la democracia, inhumando la responsabilidad individual de los que desafiaron en el pasado, en su arrebato contestatario, el código penal por entonces vigente, y en nombre de lo abstracto cometieron todo tipo de delitos contra la propiedad y contra las personas. La integridad de una persona no cambia por su condición de viva o muerta. Es hora que ciertas cosas se aprecien en su justa medida.

  4. Han pasado mas de 30 años y las organizaciones de Derechos Humanos y sus análogas siguen haciendo lo mismo de otra manera : utilizar la buena fé social para hacer un sutil proselitismo político, esta vez, favorecidos por presupuestos públicos enormes que no tienen control alguno. No hay afán de justicia. Si la hubiera, consentirían que la vida de un militante vale tanto como la de una decena de criaturas inocentes -entre año y medio y 15 años- victimas de la enfermiza guerra, anónima y clandestina, que le declararon al estado argentino -en democracia y con el aval de un estado extranjero, CUBA- para instalar como fuera un proyecto político totalitario. NO HAY ARREPENTIMIENTOS. NO HAY SINCERAMIENTOS. NO HAY NADA. Solo basura ideológica al servicio de un interés político subrepticio que, bajo otras formas, se perpetua en el tiempo. En su sectaria visión de la justicia los Organismos de DDHH se amparan en un concepto amanerado como el de "lesa humanidad" para dividir aguas, como si una doctrina jurídica pudiera jerarquizar de primera y de segunda el dolor de los deudos. PARA SUS VICTIMAS TODO, PARA OTRAS VICTIMAS NADA. ESO NO ES JUSTICIA. ESO ES UNA ABERRACION QUE MERECE QUE LA SOCIEDAD ARGENTINA, SI REALMENTE, LUEGO DE SUFRIR LO QUE HA SUFRIDO, CONSAGRÓ EL VALOR ABSOLUTO DE LA VIDA HUMANA, NO LA DESMEREZCA EN GRADO ALGUNO Y HABRA UN DEBATE SILENCIADO Y POSTERGADO. IMPUNIDAD PARA NADIE. UN ASESINO SERÁ SIEMPRE UN ASESINO. Y que NUNCA MAS personas que han consentido el robo, el secuestro y el homicidio premeditado y con alevosía como herramienta de acción política se arroguen idoneidad PER SE o por portación de apellido para ocupar un cargo público, carentes de toda autoridad moral, y a veces incluso profesional. Ni la militancia política ni la condición de desaparecido debe ser utilizada como vulgarmente se la utilizó durante toda la democracia para inhumar la responsabilidad individual de los que desafiaron en el pasado, en su arrebato contestatario, el código penal por entonces vigente, y en nombre de lo abstracto cometieron todo tipo de delitos contra la propiedad y contra las personas. La integridad de una persona no cambia por su condición de viva o muerta. Es hora que ciertas cosas se aprecien en su justa medida.

  5. ¿Que tienen que ver los hechos descriptos en esta nota con las figuras típicas de “cohecho agravado por su condición de magistrada, falsedad ideológica agravada por su condición de funcionaria pública, prevaricato, e incumplimiento de la obligación de promover la persecución y represión de los delincuentes”?

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

¿Todo armado? Carlotto ya había visto a su "nieto" en junio

Mientras muchos siguen festejando el reencuentro entre Estela de Carlotto y su nieto Ignacio "Guido" Urban, una revelación está a punto de dinamitar esa alegría. Es que, a pesar de que se aseguró que sería la primera vez que uno y otro se...