¡Recién Publicado!
cerrar [X]

George Soros, el ogro filantrópico

7
2561
NO TODO ES LO QUE PARECE
NO TODO ES LO QUE PARECE

En el año 1978 Octavio Paz publicó su ensayo “El ogro filantrópico”, que, a partir de la experiencia mexicana nos muestra la forma de dominación y dependencia que puede producir un Estado, en esa época dominado por el partido PRI, que bajo el supuesto manto de la filantropía, anestesia conciencias, subsidia, asiste, corrompe con grandes sumas de dinero financiando toda suerte de instituciones, fundaciones, medios de comunicación, universidades, propiciando una atmósfera de degradación social y política que poco a poco destruye las instituciones democráticas de un país. Ahora mismo estamos viviendo una situación similar bajo la siniestra y global manipulación de George Soros, un ogro multimillonario que disfrazado de filántropo, igual que el PRI en México, pretende destruir los fundamentos, no sólo de un país sino del mundo occidental entero y reorganizarlo a su manera. Los ogros en términos generales son seres mitológicos malvados, grotescos, que muchas veces viven en grandes castillos y se dedican con alevosía a secuestrar pobladores para tenerlos como esclavos o sirvientes. Este ogro contemporáneo es muy temido y odiado en el mundo a pesar que invierte gran parte de su fortuna, calculada actualmente en unos 23.000 millones de dólares, en tratar de imponer su ideología, un esquema peligrosísimo de dominación para las democracias contemporáneas. Uno de sus instrumentos predilectos es la aplicación de una globalización despiadada para someter mejor a las naciones.

 

¿Y quién es este ogro super villano internacional que afirma de sí mismo, y lo confiesa al New York Times en el año 1994, “soy una especie de Dios Ex Machina”, o sea un ser providencial, todopoderoso que aparece para solucionar todos los problemas del mundo. A su biógrafo Michael Kaufman le confiesa “soy un tipo de loco que quiere tener impacto mundial y que lo reconozcan”. Hay más aún, en su libro “Soros sobre Soros”, expresa abiertamente “no acepto las reglas, las leyes impuestas por otros (…), y en tiempos de grandes cambios en el mundo las leyes normales no se aplican.” Evidentemente Soros cree ser alguien que puede decidir qué leyes acepta y cuáles no.

Sabemos que este despiadado especulador ha sido parte y es parte de escabrosas tramas políticas, sociales y económicas en el mundo que han destruido las economías y las monedas de varios países, arruinando las vidas de miles y miles de ciudadanos honestos. Con sus billones ha logrado construir un imperio y tener una voz importante en la alta política de los EEUU como así también en varias capitales europeas. El imperio de Soros constituye un poder global como si fuera un Estado, como la FIFA, como Google. El escritor norteamericano de bestsellers Jim Denney en su libro “The New Reagan Revelation” del año 2011, describe la maldad que irradia el especulador de origen húngaro, cuyo verdadero nombre es Gyorgy Schwartz, “Soros es potencialmente más peligroso que una bomba nuclear. Actúa en la sombra y con determinación usando su dinero y poder manipulando nuestra economía y nuestro sistema político. Un misil nuclear puede destruir una ciudad. Soros puede destruir nuestro estilo de vida.”

El ogro, que dice ser filantrópico, ha logrado efectivamente introducirse en el más íntimo círculo del poder de Washington D.C. Financió masivamente la frustrada campaña electoral de Hillary Clinton. Gracias a filtraciones de Wikileaks de las últimas semanas hemos sabido que el magnate acostumbraba darle directivas en política exterior cuando ella tenía a su cargo el Departamento de Estado. Evidentemente Soros no logró su objetivo final y Donald Trump pasó a ser su gran enemigo, que ahora hay que destruir, sea como sea. Eso sí, logró últimamente un gran éxito en Canadá, bajo el gobierno de Trudeau, con el nombramiento de Chrystia Freeland, como nueva ministra de relaciones exteriores de este país. Freeland es una activa periodista con una larga y estrecha relación con Soros, habiendo servido a sus intereses en el Financial Times, en el Washington Post y en otros medios de comunicación. Es una pieza importante para el esquema de dominación global por parte de Soros.

La idea central de Soros es buscar de imponer en el mundo una globalización rabiosa, una globalización que termine con las fronteras, que disuelva las naciones, minando el sistema democrático de poder elegir gobiernos independientes que representen las diferentes culturas de comunidades con raíces históricas diferentes. Para Soros conceptos como patria, tradición, religión son desechados de plano y quiere combatirlos. En esta idea de globalización rabiosa se haría cargo del poder una especie de elite plutocrática. El instrumento central para lograr estos fines de penetración en nuestra sociedad lo representa su ONG, la Open Society Foundation, constituida en el año 1993 y que hoy en día tiene oficinas con representantes en por lo menos 39 países, contando con un presupuesto de aproximadamente de unos 900 millones de dólares anuales. La lista de fundaciones asociadas y subvencionadas por la Open Society es interminable. Dentro de los EEUU llega al centenar, lo mismo en Europa y en el Medio Oriente.

A través de sus ONGs Soros ha tomado muchas veces causas justas y aceptables como pantallas para esconder detrás de ellas sus verdaderos objetivos de desestabilización mundial. Su accionar más importante se centra actualmente en el tema de la inmigración masiva, en el tema de cómo dominar los medios de prensa, en la órbita de derechos humanos, justicia, protección de intereses de minorías, el tema del Medio Oriente, la liberación total de los estupefacientes. Su rol en favor de la masiva e incontrolada ola de inmigración de países musulmanes hacia Europa es actualmente uno de sus objetivos más caros, lo que ha motivado ya una reacción fuerte por parte de los países del Este europeo hacia sus maquinaciones, con el resultado que muchas de sus ONGs han sido expulsadas de países como Hungría, Polonia, Eslovaquia y la República Checa. Su archienemigo allí es justamente el primer ministro de Hungría, país donde naciera Soros, Viktor Urban. El nuevo gobierno austríaco, que asumirá en diciembre próximo, contempla ya también la expulsión de sus representantes del país. En Italia, a pesar de una fuerte oposición por parte de diferentes partidos políticos pudo infiltrar en el ministerio de Justicia a Costanza Hermanin como consejera política. Hermanin es una activa colaboradora de la Open Society que trata de imponer la agenda de Soros en el tema de la inmigración indiscriminada que llega a Italia.

No dejemos de mencionar la masiva influencia de Soros en los medios de comunicación, principalmente en los EEUU. Más de treinta importantes medios de prensa tienen vinculaciones directas con fundaciones de George Soros. El Poynter Institute en la ciudad de St. Petersburg en la Florida juega un rol importante en la formación de nuevos periodistas a través de becas. Aquí se elabora un código periodístico, el IFCN (International Fact-Checking Network), que determina fundamentalmente qué artículos son verdaderos o falsos, algo que nos trae en mente el mundo orwelliano.

Y bien, tenemos que estar muy atentos a los próximos movimientos de George Soros. Ya son tantas las pruebas de la peligrosidad de este ogro filantrópico que cree ser Dios que bien podemos afirmar, como el gran detective ficticio belga de nuestras lecturas juveniles, Hercule Poirot que “una coincidencia es sólo una coincidencia, dos coincidencias son un indicio, tres coincidencias son una prueba” y las pruebas en su contra, que es un ogro y no un filántropo, son ya lapidarias. 

 
 

7 comentarios Dejá tu comentario

  1. Sra Maria en efecto la nota es buena. Pero deberia tener presente que este ser despreciable era el asesor de la "amada reina" Cristina. El(Soros) le susurraba en su real oreja lo bien que funcionaba la economia de la era K. Todo un experto en politica!!! Para algunos que nos hallamos del otro lado en estos dias hemos recibido una noticia excelente. El primer ministro Kurz (de la derecha austriaca) le ha dado 30 dias para que la Open Society de Soros se vaya de Austria.

  2. La nota está bien en general sobre los temas que aborda. Pero falta el más importante: Su apoyo a todos los proyectos de legalización de drogas y alucinogenos. Es más, hasta ya tiene presentadas muchas patentes sobre productos de consumo masivo con ellas, incluso, golosinas (sí, no es chiste, investiguen y van a ver).

  3. De humanistas filántropos y altruistas como este ya tenemos cartón lleno. No queda claro si este tipo la arma o la aprovecha, pero es indudable que hay una tendencia mundial, o al menos en occidente, a la desinformación en varios aspectos que convergen en un sentido. Como sea, si de convertirse en dioses se trata. es obvio que el relativismo es la única opción. La cosa es rebajar a todos los demás por lo menos un escalón, y listo. Parecieran estar trabajando en forma coordinada para un nuevo verso globalizador. Sociedad abierta parece un nombre inocente para quienes no reflexionan sobre el concepto de sociedad y su uso frecuente. Los que piensan en términos de sociedad como su objeto de sus estudio o propuesta, cometen la grosería de considerarla como algo concreto. No solo la democracia es un abuso de la estadística. La sociedad, que es una abstracción pasa a ser lo concreto y el individuo se convierte automáticamente en algo abstracto. (Acá se puede citar perfectamente el cuento del Negro Alvarez ese del chico que le pregunta al padre qué significa automáticamente). El dogma dice que el individuo es producto de la sociedad y las ciencias sociales han construido un muro, igualito al de Trump, para aislar y condenar a los que creemos que la sociedad es la suma y el resultado de lo que hacemos los individuos. A las ciencias sociales les interesa la sociedad, las etiquetas que les proveen las estadísticas pobremente diseñadas y más pobremente interpretadas, pero no les interesan los individuos ni sus interacciones para otra cosa que no sea adjudicarles los resultados de la estadística a todos por igual. No hay contradicción, el culto de lo raro y de las minorías es lo que garantiza dejar afuera a las mayorías, al final es el mismo criterio que aplican so coleccionistas. No tengo idea de si son opciones que algunos han calculado, o si es algo que surgió espontáneamente pero a partir de unos paradigmas equivocados o perversos. Tal vez han llegado a la conclusión de que el mundo será inmanejable con países y naciones y ciudadanos; y que lo único que salvaría a la humanidad es un totalitarismo global con algunos ciudadanos y el resto tratado como fauna y librado a su suerte al mejor estilo del cine negro futurista. Pero estoy casi seguro de que nadie calculó nada y esto es nomás otro capítulo de la soberbia de los ineptos, que siempre es tan espontanea como pretendidamente bien intencionada. Después de todo ya lo sabíamos. El altruismo y la filantropía son los negocios con los mejores márgenes de ganancia, o son simples muestras de engreimiento y condescendencia.

  4. Como Cristina, la cultura de los lectores de frases de almanaque de Bertolt Brecht. Si el pueblo no te quiere, disolvé el pueblo y poné otro.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

George Soros y su lobby para despenalizar las drogas

Hace sólo unas horas, en el marco de una disertación que el juez de la Suprema Corte de Justicia, Eugenio Zaffaroni, brindó en sede de la Conferencia Latinoamericana de Políticas de Drogas —organizada en el Congreso de la Nación—, fue...