08/04/2008 | Investigacion


Otra vez Grondona

LA ENIGMÁTICA EMPRESA PUNTOGOL Y EL DINERO MORDAZA

Otra vez Grondona

    Tal como es de conocimiento de nuestros lectores, Tribuna de periodistas investiga desde hace tiempo una serie de delitos que involucran al titular de la AFA, Julio Grondona. La mayoría de esos ilícitos son conocidos por otros periodistas, pero estos optan por callarlos a cambio de "sobres" recibidos bajo la apariencia de “publicidad”. Es lo que nosotros hemos decidido denominar “dinero mordaza”.

    Justamente, mientras más nos enteramos del "circulante censura" que recorre los diarios, agencias de noticias, radios, televisión, más es nuestro interés en profundizar el por qué de tanto encubrimiento. No debemos perder de vista que el rol del periodismo no tiene nada que ver con lo que se conoce como "operaciones mediáticas". Tampoco debe estar al servicio de determinadas empresas, sino a disposición de la ciudadanía, la cual, con sus preferencias, ejerce el único control perdurable de los medios como un hecho natural.

    Desde que comenzamos a publicar nuestras investigaciones sobre Julio Humberto Grondona y empresas como El Surco Cía de Seguros (1), hemos logrado despertar gran interés, no sólo en nuestros lectores, sino en otros medios, muchos de los cuales se han dignado a reproducir lo denunciado por este periódico: Total News Agency, El Atrilero, Urgente24, Ambitoweb, Tsunami Político, Página/12 y Orbitando.com.

    Incluso recibimos oportunos llamados por parte de funcionarios de AFA y directivos de la empresa Puntogol a efectos de detener las investigaciones de este medio. Siempre a través de la mencionada pauta “mordaza”, la cual fue rechazada de plano por no coincidir con nuestra visión del deber ser y la moral que pregonamos a través de nuestro Manual de Estilo.

    Desde luego que los contactos señalados surgieron no por casualidad, sino que derivaron a partir del antiguo lema que dice que “hay que pegarle al chancho para que aparezca el dueño”. Sin ninguna connotación peyorativa, ya que lo dicho es netamente metafórico, sabemos entonces quién es el chancho y quién es el dueño.

    Fue entonces que decidimos indagar el por qué de tanto interés en silenciarnos. Y así fuimos desentrañando quiénes se encuentran tras la máscara de Puntogol ST&M S.A., hoy —crease o no— bajo la órbita del grupo Santa Mónica Advances.


¿Qué hay detrás de Puntogol ST&M SA?

   
Como pocos saben, el actual Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) ostenta en simultáneo el cargo de Vicepresidente de FIFA (Federation Internacional de Football Associated), encontrándose a cargo de la Comisión de Finanzas de esta entidad deportiva mundial que mueve millones de euros por año. Por caso, él mismo se ha jactado de haber firmado cheques por sumas cuantiosas.

    La sede de FIFA queda en Suiza (Lucerna-Lawsanne), calle Zentralstrasse numero 1, y el brazo ejecutor de su política de derechos comerciales y televisivos estuvo hasta el año 2002 a cargo del holding ISMM (International Sports Media & Marketing), propietario de ISL Worldwide (International Sport Leisure) y de ISL Marketing A.G., el grupo de marketing deportivo más grande del mundo hasta su quiebra, acaecida precisamente en el año 2002.

    ISMM a través de una de sus empresas, ISL Worldwide, Isl Marketing A.G. e ISL International A.G, comercializaba la Copa Mundial de fútbol y otros importantes eventos deportivos, detentando asimismo los derechos para la transmisión televisiva de las copas mundiales dentro y fuera de Europa, además de los contratos de comercialización de esos campeonatos, y de los derechos del campeonato mundial de atletismo; entre otras competencias deportivas de alto nivel.

    La aludida empresa ISL —sospechada otrora y cuyos directivos se encuentran hoy bajo un escandaloso juicio por malversación de fondos, pago de coimas y corrupción en Suiza—, se declaró oportunamente en quiebra al expresar no haber encontrado un comprador que garantizara su permanencia tras la frustración de una operación de compraventa con Canal, una subsidiaria de Vivendi Universal.

    Pues bien, a raíz de esa situación la FIFA hubo de retomar la actividad del marketing deportivo que antes había delegado en ISMM por medio de ISL Worldwide, ISL Marketing A.G. e ISL International A.G.

    Antes de que ISL Worldwide quebrara en Suiza, y dado que el core business de una empresa de dicha envergadura era sumamente atractivo para cualquier inversor, Don Julio decidió imitar la experiencia de tener un agente comercial exclusivo de AFA a nivel mundial. Todos sabemos quién es Don Julio.

    Fue así que convocó a Rogelio Armando Riganti, a quien conocía por haber sido proveedor suyo en Sarandí años atrás, y lo invitó a crear una empresa cuyo estatuto estuviese orientado a la actividad que dicha empresa debería tener a tal fin. Obviamente el objeto sería muy amplio de manera de concentrar la mayor cantidad de actividades afines de la industria mas rentable de la República Argentina, el fútbol. 

    Así nació Futdial Sociedad Anónima en el año 1997. Posteriormente y a instancias también de Don Julio, el auténtico cerebro del culebrón,  Futdial S.A. se asoció con ISL Properties A.G, a cargo de Jesús Samper Vidal, abogado de nacionalidad española con Pasaporte N°1.384.264 D, a la sazón otro de los protagonistas reiterados de esta historieta y eslabón esencial —como veremos más adelante— en el entramado de Puntogol ST&M S.A.

    Con fecha 22 de octubre de 1997, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) por una parte, e ISL Properties A.G. y Rogelio Armando Riganti por otra, sellaron el inicio de una larga y fructífera relación que perdura al día de la fecha, tras más de 10 años, y que fue sucesivamente ampliada con excusas banales —y que regirá si nadie lo impide hasta el año 2014—.

    En dicho acuerdo —cesión exclusiva del derecho de uso de la designación oficial de la AFA y sus seleccionados, su explotación comercial como cesionario y la designación de agente comercial exclusivo de la AFA a nivel mundial— se dejó constancia que tanto ISL Properties A.G. como Rogelio Armando Riganti se encontraban en trámite de constituir una sociedad anónima de nacionalidad argentina que sería considerada, una vez creada, como “única parte contratante de AFA en este contrato”, señalándosela como la "nueva sociedad".

    Pero ello no fue todo. Don Julio decidió sumar a la sociedad a crearse nada más y nada menos que al poderoso Grupo Clarín, a través de su sociedad Deportes y Servicios S.A. (DYSSA). Fue así que la sociedad ISL Futbol Argentina S.A., denominación finalmente escogida para la nueva sociedad, tuvo como accionistas a: ISL Worldwide A.GISL International A.G., Futdial S.A. y Deportes y Servicios S.A.(DYSSA) del Grupo Clarín. Es dable mencionar que en forma oculta ya operaba desde las sombras la compañía aseguradora El Surco Cia de Seguros S.A., que en ese entonces, al igual que ISL Futbol Argentina S.A., tenía domicilio en Avenida Julio A. Roca 636, 9° piso.

    En el año 2000 y por las profundas diferencias políticas entre sus socios, Deportes y Servicios S.A. (DYSSA) se retira e ISL International A.G. y Futdial S.A. incrementan su  participación accionaria. En efecto, para la salida del Grupo Clarín se formaliza con fecha 3 de mayo del año 2000 un contrato de compraventa de acciones de ISL Fútbol Argentina S.A. por parte de Futdial S.A. —la empresa que los ingenuos piensan que es sólo de Rogelio Armando Riganti— e ISL International A.G. en calidad de compradores, y Deportes y Servicios S.A. (DYSSA) del Grupo Clarín en carácter de vendedores de 212.100 acciones de ISL Fútbol Argentina S.A., por la suma tres millones trescientos setenta y tres mil cuatrocientos veintiséis dólares (U$S 3.373.426).

    Casi un año después, el 10 de agosto de 2001, ISL International A.G. (Vendedora) decide vender su participación mayoritaria en la sociedad ISL Fútbol Argentina S.A. a Puntogol Corp. (Compradora).

    Este segundo contrato comprendió la venta de 1.212.000 acciones de ISL Fútbol Argentina S.A. que representaba el 60% del capital de la citada sociedad, constituyéndose entonces Puntogol Corp. en el accionista mayoritario de ISL Fútbol Argentina S.A., y redenominando a la sociedad con el nombre con el que hoy gira en plaza: Puntogol ST& M S.A. Las siglas ST& M significan Sport, Technology and Marketing.

    El precio de la compraventa se pactó en la cantidad de dos millones de dólares, pagaderos mediante un anticipo —el día de la celebración del contrato— de U$S 250.000, más dos cuotas de U$S 580.000, y una de U$S 590.000 con vencimientos cada una de ellas el 30 de noviembre de 2001, 30 de enero de 2002 y 30 de marzo de 2002.

    El citado contrato previó en su cláusula octava que el mismo sería regido por el derecho suizo, y que la jurisdicción competente para la solución de las disputas que pudieran surgir del mismo, sería la de los Tribunales de Zug, Suiza.

    El 15 de noviembre de 2002,  la sociedad Levemond S.A., constituida en la República Oriental del Uruguay y representada para la ocasión por el Señor Mauro Guillén, vendió a la compañía Grunoy S.A., también constituida en la República Oriental de Uruguay —y representada por el Señor Ricardo Norberto Fernández en carácter de gestor de negocios—, la cantidad de 930.000 acciones de valor nominal U$S 1,00 cada una, con derecho a un voto por acción, emitidas por Puntogol Corp., sociedad constituida en las Islas Vírgenes Británicas e inscripta como sociedad extranjera en la Inspección General de Justicia bajo el numero correlativo 1.681.081, representando el 31% de su capital social. Dicha compraventa alcanzó la suma de tres millones setecientos ochenta y cinco mil dólares, abonándose un pago inicial de U$S 517.000, y el saldo mediante la cesión de dividendos futuros de la sociedad o de sus controladas o vinculadas, Puntogol ST&M S.A, Puntogol Argentina S.A., y Puntogol Paraguay S.A, dando en prenda en dicho acto 202.000 acciones de la primera, 9.000 acciones de la segunda, y 24 acciones de la última, es decir, de Puntogol Paraguay S.A.

    En el medio surgió una complicación luego superada, con motivo de la petición de quiebra que en torno a ISL International A.G formulara el Grupo Clarín y que diera lugar a una medida cautelar sobre las acciones de la fallida, dictada por el Juzgado Nacional en lo Comercial N°22, en los autos caratulados “Isl Internacional A.G S/Pedido De Quiebra Por Grupo Clarín S.A.”.

    En consecuencia, es evidente que Puntogol Corp. encontró ante la quiebra de ISMM y de sus subsidiarias ISL Worldwide, ISL International A.G. e ISL Marketing A.G. en Suiza, el marco propicio para ingresar a paso firme en el negocio del marketing deportivo, y como un paso previo a echar mano a la televisión y demás negocios periféricos tales como la actividad lúdica y las apuestas por Internet, que hasta ese entonces sólo era potestad de la empresa Puntogol Argentina S.A., presidida por el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten, pero sólo en cuestiones relacionadas con Internet.

    De este modo, accedería también a los derechos comerciales, para luego ir ganando terreno e ingresar, a través de Puntogol ST&M S.A., en la organización de partidos amistosos, las figuritas, los videojuegos, la actividad lúdica, y cuanto negocio fuere rentable, y del cual retiene una jugosa y nada despreciable participación: el 45% + el 8% de agencia. En fin, más que un negocio un "negociado", ya que es inaudito que una empresa que no tiene ningún otro propósito que asistir a la AFA en el cierre de sus negocios, se quede con más del 50% de lo obtenido. Y este dinero fácil que obtiene el agente comercial, es decir, Puntogol ST&M, es en parte lo que —multiplicado por meses y años de facturación— tal vez le falta a las entidades deportivas nacionales para no quedar sumidas en una pobreza sin precedentes.

    Resta detenernos un instante en la empresa Puntogol Corp. con domicilio en 30 de Castro Street, Road Town, Tórtola P.O BOX 961, British Virgin Islands. Si bien la composición accionaria y titularidad de Puntogol ST& M S.A. siempre trató de atribuirse en lo formal al actual presidente del Banco Central de la República Argentina, Señor Hernán Martín Pérez Redrado —conocido como “Martín Redrado” a secas— y a las empresas Trident Investment Group, Latin America Sports, En Linea, Tecnet y Futdial, esta última con supuestos fondos de inversión locales y españoles, lo cierto es que la referida sociedad, siempre desde lo formal, fue de Futdial S.A. y de Puntogol Corp.

    Desde el 12 de marzo de 2007 gran parte del capital accionario fue adquirido por la empresa Santa Monica Advances, reteniendo Puntogol Corp. un porcentual aproximado del 20%. Realmente, una verdadera ingeniería societaria si reparamos que la empresa que vendiera la mayoría del capital accionario a Puntogol Corp. el 10 de agosto de 2001 estaba manejada en ese entonces por las mismas personas que ahora, a través de  Santa Monica Advances, adquiriera la misma mayoría de manos de Puntogol Corp., me refiero a Jesús Samper Vidal, Romeo Cotorruelo Menta, Dardo de Marchi, etc.

    Esto torna imperioso que nos formulemos la siguiente pregunta. ¿Es cierta la operación de compraventa accionaria o acaso es un cazabobos para ocultar un propósito aún más siniestro? ¿Puede ser casual que los anteriores vendedores vuelvan con otra "mascarita" a comprar lo que vendieron pagando diez veces más? Recordemos que el precio de la primera venta fue de U$S 2.000.000, y si bien el precio oficial de la segunda se dice que oscila los U$S 20.000.000 las malas lenguas señalan que hubo un sobreprecio escrito en un side letter, es decir, un furtivo contradocumento, y este valor sería de U$S 30.000.000, o sea U$S 10.000.000 más de lo trascendido.


Otras empresas atribuidas

    Luego de desenmascarar prácticamente al grupo que ostenta con exclusividad monopólico el contrato de agente comercial de la AFA hasta el año 2014, si es que todavía, gallos y medianoches mediante, no han extendido ilegítimamente el contrato origen, nos detendremos a mencionar las empresas que directa o indirectamente, se atribuyen a Don Julio y su grupito de amigos y testas.

    Comenzaremos con las que se atribuyen directamente —o testaferros mediante— al titular de AFA, sea en todo o en parte del capital accionario de las mismas. Dichas empresas serían:

    Torneos y Competencias S.A., Crucesita S.A (CUIT  30-67820603-9), Julio Humberto Grondona S.A. (CUIT 30-62321095-9), Puntogol Corp., Baprisud S.A (CUIT 30-68895949-3), Batco S.A (CUIT 30-64973546-4), Grunoy S.A. (constituida en la República Oriental del Uruguay) CONENAR S.A (edificio “Blue Sky” de Libertador 1068 donde funciona hasta el próximo 20 de abril de 2008 la sede central de Puntogol ST&M S.A. (o Santa Mónica Argentina S.A.), Genaversa S.A (CUIT 30-66395311-3), El Surco Cia de Seguros S.A. (CUIT 30-50003943-0), Nuevos Surcos S.A. (CUIT 30-65910939-1), Neljul S.A. (CUIT 30-69968507-7), Rotamund S.R.L (CUIT 30-52008076-3) y Link Creativo S.A. (CUIT 30-70729215-2) y otras.

    Curiosamente, en todas las sociedades mencionadas se repiten nombres en forma permanente, como por ejemplo los del mismo Julio Humberto Grondona, Julio Ricardo Grondona, Nélida Enriqueta Juana Pariani, Liliana Nélida Grondona, Eduardo Mauricio Martino, Julio Alberto Comparada, Rogelio Armando Riganti, Mara Juliana Riganti, Fernando Jiménez, Atilio Di Pacce, Gustavo Osvaldo Zunini —aspirante a concejal de Lomas de Zamora, y con riesgo de terminar como Roberto Porreti—, Pablo Daniel Mazzucca, Jorge Gabriel Giani, Gerald Brian Simomns, Marco Cesar Mazzarello, Enrique Pablo Quintana Lambois, Claudio Roberto Espósito, Genaro Aversa, Juan Fracchia, José Arocena, Jorgelina Beatriz Adorno Britez. Por otra parte hemos advertido que en casi todos los casos, las empresas mencionadas tienen cuentas en el Banco Credicoop, algo más que curioso.

    Veamos ahora el poder que han logrado acumular los allegados a Don Julio, y las empresas que han sabido concebir. Dichas sociedades serían:

    Levemond S.A (sociedad registrada en la República Oriental del Uruguay), Horus Seguros De Vida S.A., Probitas S.A., Mas Medicina Asistencial Solidaria S.A. (concursada), Comarti S.A., Comarti Usa S.A., Vismar S.A., Corporación Latinoamericana De Cementerios S.A. (CUIT 30-66352226-0), Kal S.A., Golden Ticket S.A., Interacción S.A (ART), La Normanda S.A., Tecnet Sports Latin America S.A., Tecnet Sports Latin America Corporation, Energy Development & Consultants Argentina S.A., Compañía Alimenticia Sudamericana S.A., B.A. Investment S.A., All Consulting S.A., Sky Houses S.A., Via Galana S.A., Weigel Inversiones S.A., Pastoral S.A., Proyeccion Seguros De Retiro S.A., Pache Prestaciones Funerarias S.A., Servicios Funerarios S.A., Managed Assistance Services S.A., Quinta Fundación Del Puerto S.A., Servicios Funerarios S.A., etc.

    Y otra vez la repetición de nombres: Alejandro Héctor Pressotto, Mauro Guillen, Ana Ofelia Nathan de Comparada, Claudia Alejandra Astegiano, el siempre presente y multipropósito Fernando Javier Jiménez, Isaac Marcelo Nagierner, Beatriz Elena Lambois, Marco César Mazzarello, Luis Fernando Alonso, Jorge Octavio César Caputo, Fernando Enrique Granda, Juan Héctor Escudero, Jorge Luis Baquero, Sergio Raúl Astegiano, Eduardo Mauricio Martino, Gonzalo Jesús María Silveyra, Juan Laroouy, Cándido Martino, Carlos Alberto Siano, Jorge Ricardo Martino, Jorge Gabriel Giani, Carlos Fernando Pierluigi, Ivan Ramón Benavidez, Jorge Nestor Fernandez Prieto, Alberto Horacio Fernandez Prieto, Hernan Martín Perez Redrado —actual titular del Banco Central de la República Argentina—, Sebastián Rodrigo Fernandez Geronimi, Norberto Rubén Domínguez, Raúl Enrique Gómez Maciel, Guillermo Juan Agusti, Omar Daniel Edelstein, Daniel Ángel Arias, Guido Manuel Comparada, Martín Javier Marchioni, Alejandra Gisela Senaim, María Fernanda Zunini, Ignacio Rafael Serra y Cintia Gisela Cordero.


Concluyendo

   
Los datos mencionados en el presente artículo —avalados por la oportuna documentación— demuestra cabalmente lo que la sociedad siempre sospechó sobre Julio Grondona: que su gestión al frente de la AFA es inmoral y criminal. En ese marco, resulta paradójico que los clubes de fútbol se vayan desvaneciendo en forma inversamente proporcional a la que crecen las arcas de cada uno de los integrantes de las empresas e instituciones señaladas.

    Nuevamente apelamos a que algún fiscal con "cojones" decida de una vez por todas descorrer el velo de esta historia. Sólo debe disponerse a investigar de manera independiente, ya que las pruebas son elocuentes. Estamos hablando de delitos tales como lavado de dinero, fuga de capitales, corrupción y una cantidad de ilícitos que se pueden descubrir con tan solo un poquito de indagación.

    Para esa persona, si es que existe, le dedicamos esta nota, que no será la única ni la última, ya que seguiremos escribiendo hasta que cese la violencia en los estadios y fuera de él, y la impunidad en las oficinas de la calle Viamonte, y también en las oficinas de la Avenida Libertador, donde funciona hasta el 20 de abril del corriente, la empresa Puntogol, monumento a la corrupción.

 

Christian Sanz

(1) Ver http://www.periodicotribuna.com.ar/articulo.asp?Articulo=3539 y

http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=3639


FUENTES:

- Inspección General de Justicia (Registro Público de Comercio)

- http://www.cnnenespanol.com/2001/deportes/05/17/futbol.ap/index.html

- http://www.lanacion.com.ar/01/05/18/dd_305868.asp

- http://ar.clarin.com/diario/2001-05-18/d-04804.htm

- NOSIS Laboratorio de Investigación y Desarrollo.

- Entrevistas varias.

Compartí este artículo

Artículos relacionados:

Comentarios: RSS de este artículo

Osvaldo
10 de Marzo de 2011

Alejandro Héctor Pressotto, este era asesor de Redrado en el BCRA y un primo de Redrado era subgerente, se llamaba Ricardo Peréz Currais y el primito le hizo sacar el Currais porque dice que quedaba feo. Con razón, otro testaferro, Rodriguez Horacio, supuestamente dueño del Country Altos de Hudson junto con Julio Comparada quería comprar un departamento y casi me echan porque le dije que debían traer todos los papeles para justificar la compra, igual después los también corruptos de Banco Finansur me echaron.

 

Seguinos también en