¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Por qué estoy decidido a hacer el mejor libro sobre el caso Nisman

12
3149
Aguanten estimados lectores
Aguanten estimados lectores

Me decidí, hace tiempo ya, pero carezco de tiempo material para avanzar. Me refiero a un libro sobre la muerte de Alberto Nisman, el malogrado fiscal que, días antes de aparecer con un tiro en su cabeza, había denunciado a Cristina Kirchner por traición a la patria.

 

Es bien cierto que ya hay algunas obras en la calle, pero ninguna va al fondo de la cuestión. El primero de los libros, el de Bracesco, es de ficción, por lo cual debe descartarse.

Luego aparece uno de Facundo Pastor —el mejor a mí entender— que deja abierta la posibilidad de que se trate de un suicidio o un homicidio.

También hay un tercero, escrito por Pablo Duggan, que tiene más pretensiones que información concreta. Allí se habla de suicido, aunque sin demasiadas fuentes. La mitad del libro, dicho sea de paso, son notas periodísticas de terceros —principalmente el trucho de Raúl Kollmann— y los resultados de algunos peritajes. Encima es ficcionado y pareciera dictado por Diego Lagomarsino. Incluso el título es idéntico al de una nota publicada por Tribuna de Periodistas en 2015.

Y hay una cuarta obra, la de Waldo Wolff —la más reciente—, que se mueve más por los impulsos del sentimentalismo que por las pruebas en el expediente (Yo mismo he refutado varias partes por ser inexactas). Ciertamente, el legislador del PRO habla allí de un atentado.

Hay un par de libros más, pero no vale la pena mencionarlos porque directamente son muy malos. Uno lo escribió Juan José Salinas y el otro Gustavo Perednik.

Como dije, el mejor de todos es el de Facundo Pastor, el único que parece haber consultado fuentes directas como testigos del hecho e incluso el propio expediente judicial.

Así y todo, hay media docena de fuentes que jamás nadie jamás ha buscado, personas fundamentales a la hora de hablar sobre el caso Nisman. Algunas de ellas ni siquiera viven ya en el país, por temor a represalias.

Hablé con algunas de esas personas a través de Skype, pero algunas otras no usan esa ni otra tecnología, por lo cual estoy obligado a buscarlas allí donde se encuentren, para hacer el mejor trabajo posible.

Debí hacer el mismo trabajo para mi libro sobre AMIA del año 2007, y fue todo un laburo, sobre todo por el gasto que implicó para mí.

Por caso, la única manera de hablar con el recaudador de campaña de Menem fue ir a buscarlo a Roma, en el año 2005. Me dio documentos invalorables a la hora de entender lo que pasó en la mutual judía que explotó en 1994.

Volviendo a Nisman, pretendo hacer una obra que vaya más allá de lo que se ha dicho hasta ahora. Que no solo explique qué provocó su muerte, sino también el contexto geopolítico internacional y los vínculos con el tema AMIA y la muerte del hijo de Menem. Todo está íntimamente relacionado, en una trama que no carece de luctuosidad.

La idea aún está verde, porque no me he sentado a escribir una sola línea. Pero pronto arrancaré, en cuanto termine el manual de periodismo de investigación que intento escribir con tanta dificultad en medio de mis múltiples ocupaciones.

Por eso, les pido paciencia. El resultado será la mejor investigación, como siempre.

 
 

12 comentarios Dejá tu comentario

  1. legazcue leon: ¿lo leíste al libro de Duggan o posteas porque no te cobran por hacerlo?. Goyolin: leé el libro de Duggan y ahí está casi todo. Lo que falta lo podés sacar de mis posts.

  2. Cristian, seguramente tu libro será excelente pero no minimices el trabajo de Duggan porque es un libro excelente, muy completo, minucioso, muy serio, escrito por un abogado que sabe de lo que habla. Se pueden compartir o no sus conjeturas psicológicas, pueden faltar otras conjeturas políticas internas y externas, pero su trabajo es un gran aporte al esclarecimiento del caso y de la gran confabulación política que se tejió alrededor. Sería bueno saber qué vas a decir vos que no dijo Duggan, ya que su trabjo es muy completo. Ponete a trabajar que el tiempo pasa y pronto van a inventar otro caso para usarlo en la campaña electoral.

  3. El libro de Pablo Duggan es una bosta, por algo ninguna editorial se lo quiso publicar. No se olviden que Duggan es el que defendió a la familia mafiosa Belsunce.

  4. Por ahi Duggan defendió a los Belsunce porque creyó en Horacio, como periodista, habría que preguntarle ahora que piensa, si una persona con 5 tiros en la cabeza en muerte natural. Respecto al libro sobre Nisman, de acuerdo a lo que escucho decir al mismo Duggan, parece que leyó el expediente y el trabajo de los 22 peritos, lo cual no deja dudas Nisman se suicidó, sino que expliquen los que saben como hacen para matarlo, ponerlo contra la puerta y que ho haya sombras en las manchas en las salpicaduras de sangre tanto el piso como el pared. Además, el que habla de las sandalias con sangre no vió los videos oficiales de la entrada a la escena del "crimen".

  5. EEUU empezó a negociar con Irán, uno de los integrantes del "eje del mal"" hasta ese entonces. El auge de ISIS fué el motivo. Para este tipo de cuestiones, la faraona no tenía problemas en quedar bien con los yanquis. Es lo que terminó entendiendo Nisman y por eso hizo lo que hizo. Laurita Alonso y la Pato lo invitaban a seguir el juego porque apostaban al seguro triunfo de la Clinton y que ésta volviera a la política agresiva contra Iran. Luego del suicidio, también usaron el tema como campaña.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

La muerte de Nisman, una cuestión de fe

“Yo creo que a Nisman lo mataron”, me dice un colega que trabaja en un ostentoso diario mendocino. Horas antes, me había dicho la misma frase una inquieta vecina. Ambos habían leído una nota mía referida al trágico devenir del fiscal especial del...