¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Nuevo anticipo de libro: La mentira de los poderes paranormales

9
(Y el fraude de las pseudociencias)
(Y el fraude de las pseudociencias)

Lo diré claro y sin vueltas: no existe evidencia alguna de que haya personas que tengan poderes paranormales de ningún tipo.

 

No hay quien pueda ver el futuro o quien pueda curar con las manos. Tampoco es efectiva aquella gente que nos promete mejorar nuestra suerte o lograr el regreso del ser amado.

Hace casi 25 años que ofrezco 10 mil dólares a cualquiera que pueda demostrar tener dones en tal sentido y jamás nadie ha logrado ganar ese suculento pozo.

Me he enfrentado a parapsicólogos, numerólogos, clarividentes, espiritistas, rabdomantes, manosantas e incluso dobladores de cucharas. Todos ellos fracasaron al primer intento de demostrar sus poderes ante mi persona.

Algunos de esos desafíos fueron televisados y muchos otros casos los relaté a través de las pertinentes crónicas. Todos resultaron un fiasco, una verdadera estafa a la credibilidad ciudadana.

Cada día, los clasificados de los diarios se llenan de avisos de personas que proclaman tener dones sobrehumanos. Mucha de esa gente jura incluso que puede ver el futuro.

Si así fuera, ¿por qué no aprovechan para apostar a la Lotería o la Quiniela, sabiendo de antemano qué números saldrán?

Conozco a demasiadas personas que se muestran escépticas a la hora de comprar un automóvil. Dan vueltas y más vueltas, van con sus mecánicos amigos y se cercioran de que todo esté correcto antes de avanzar en la operación de marras.

Sin embargo, cuando se trata de su propia salud no dudan en ir a un oneroso “manochanta”, de esos que terminan quitándoles todos sus ahorros sin remediarles la salud.

Peor aún: he visto personas que abandonan tratamientos médicos tradicionales para entregarse a estos delincuentes de la fe. Muchos de ellos terminaron muriendo ante la ineficacia de las “terapias” recibidas.

El caso más usual es el que se da con aquellos que padecen cáncer: ante la desesperación, acuden a curas inservibles como la crotoxina, el Hansi, los gorgojos e incluso los sanadores filipinos. Todo ello se ha demostrado ineficaz.

Lo mismo ocurre con aquellos que prometen adivinar nuestro futuro, ya sea tirando las cartas, leyendo las palmas de nuestras manos o analizando la borra de café. Todo es un completo fraude.

Durante más de 100 años, puntuales científicos investigaron cuatro fenómenos de la parapsicología: la clarividencia (la capacidad de ver lo que otros no pueden); la precognición (visión del futuro), la telepatía (transmisión de pensamiento) y la telequineses (dominio de la mente sobre la materia).

¿Cuál fue el resultado? La nada misma. Hubo casos aislados, ciertamente, pero no superaron el nivel de azar.

Para explicar sus pifies, los supuestos dotados suelen decir que los poderes no pueden controlarse y que aparecen cuando le viene en gana al propio fenómeno. ¿Cómo pueden entonces vender sus servicios, si no pueden asegurar que en ese preciso momento aparecerán sus “poderes”?

Por otro lado, si el fenómeno es errático y se da muy “cada tanto”, ¿cómo saber si el cuadro que se cayó luego de clavarle la mirada lo hizo por telequinesis o por una ráfaga de viento que entró por la ventana?

Esas y otras preguntas jamás serán respondidas por aquellos que proclaman tener poderes paranormales. Ello por un sencillo motivo: les es imposible hacerlo.

Insisto: ofrezco desde hace dos décadas 10 mil dólares a cualquiera que pueda callarme la boca demostrando sus dotes.

Si alguien cree que estoy equivocado, sepa que el desafío sigue abierto hasta el día de hoy. Los espero.

 

*Segundo extracto exclusivo de “La mentira de los poderes paranormales (y el fraude de las pseudociencias)” de próxima aparición.

 
 

9 comentarios Dejá tu comentario

  1. No se puede ofrecer lo que uno no tiene. 10,000 dólares sobre la mesa hay que poner, no solo decirlo. Me apena un poco porque Sanz suele ser honesto en todo sentido. El tiempo dira si Sanz será desmentido o no, pero lo que hoy hace es eco de los escepticos y sus modos y los escepticos no salen a evaluar objetivamente nada sino a martillar que es todo falso. Ese no es el metodo cientifico... es mas cercano al metodo de la santa inquisición... EL COLMO DE LA IRONIA...

  2. Que lo pario mendieta, como decía el inodoro pereyra, si no fuera por la advertencia de don Cristian que ve mas allá, mañana uno de estos que adivina el futuro me hubiera estafado, vino ayer a mi negocio y me dijo soy su oportunidad para acabar con todos sus males, con una modica inversión en publicidad en el medio que represento, un pequeño pero potente medio informativo de periodistas y cuyo jefe ha escrito varios libros que acrecentaron su fabulosa fortuna en poco tiempo, le ofrece un espacio de publicidad que desde el día siguiente a la publicación tendrá que contratar mas personal para atender a la marea humana que llegara desesperada a cambiarle su dinero por cualquier cosa que venda, entrando a la cuarta revolución industrial por la puerta grande, para convertirse en poco tiempo en una gran corporación internacional, que tal vez sea la pionera en habitar marte. A mi me pareció exagerado el vidente, pero mi compañera se entusiasmo con lo de marte, y le dije bueno pongo unos pesos, y si la cosa tarda, cuando vayas al cielo podrá ir al planeta que quieras gratis.

  3. Yo creo que a Christian le falta perspectiva y orientación. Hagamos una lista de los pretendidos poderes paranormales que le preocupan: ¿Tirar las cartas?, ¿leer la borra del café?, ¿adivinar el futuro?, ¿la bola de cristal?, ¿uniones amarres duraderos? ¿cómo ganar al a quiniela? ¿Los cirujanos filipinos que extraen el mal con los dedos junto con algunos menudos de pollo? ¿El cura que cura? ¿la llama que llama? Vemos que en todos los casos es gente humilde que atiende consultas particulares como cuentapropista. Al final son tan subestimados como los profesionales independientes, pero con profesiones de dudosa efectividad. Ninguno de esos se va a hacer rico con su actividad a menos que se ponga una iglesia pero para eso no necesita decir que tiene poderes paranormales. Pero lo dicho no agota la lista de los poderes paranormales. Hay una larga lista de poderes paranormales ante los que la "sociedad" se arrodilla y paga muy caro esa sumisión, y no deja de pagarla cada vez más caro. Mandemos algunos: Ascendente, Influencia, Popularidad, Liderazgo, Jerarquía, Cintura política, Carisma, Lealtad, Sensibilidad, Hegemonía, Coraje, Sororidad, Resiliencia, Solidaridad, Diversidad, Inclusividad, Tolerancia, Adaptabilidad, Conciencia colectiva, Conciencia social, Conciencia de raza, Conciencia de clase, Conciencia de género, Iniciativa, Compromiso, Patriotismo, Imaginación, Confianza, Autoestima. Estos poderes paranormales son tanto o más inútiles que los de la lista anterior, sin embargo en nombre de esos poderes cualquier gil bueno para nada aspira a subirse a una lista de legisladores, o de famosos, o de militantes, y salvarse para toda la vida. Vamos a la crudeza de la economía. Los de la primera lista viven con lo justo, los de la segunda lista se roban la mitad del PBI todos los años. ¿Cuáles poderes paranormales te preocuparían mas Christian Sanz? ¿Sobre cuáles tendrías que escribir?

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Anticipo de libro: La mentira de los poderes paranormales (y el fraude de las pseudociencias)

La idea de que el ser humano puede llegar a tener poderes paranormales es tan añeja como la misma humanidad. Desde la antigüedad hasta el día de hoy, ello no ha variado un ápice. En el pasado era casi justificado, porque aún no existía el método...