14/11/2016 | Actualidad


¡Ojo con las personas tóxicas!

CUANDO LA ACTITUD ES UN ANCLA DE PESIMISMO

¡Ojo con las personas tóxicas!

Hablan por atrás, critican con inusual cizaña y exageran sus miradas “críticas”.

Levantan el dedo desde un púlpito que nadie legitima, se creen superiores a todos y todas.

No se animan a hablar en la cara, solo lo hacen por la espalda. No solo son mala leche, sino que además son cobardes.

No los quiere nadie, no tienen amigos... sus vidas son realmente desastrosas. Ni siquiera tienen una pareja estable, porque son imbancables.

Se ven a sí mismos como superiores a los demás, ni siquiera se reconocen defectos. Como no tienen razón, suelen hablar a los gritos, con un vozarrón que nadie tolera.

Son pesimistas por naturaleza, todo está mal para ellos. Y lo que ellos opinan es lo que vale, lo demás son “boludeces” que no vale la pena tener en cuenta.

Se llevan mal con su propia familia e incluso son poco —y nada— tolerados por sus propios hijos. Ciertamente son insoportables.

Ni siquiera la pegan en lo laboral, se boicotean a sí mismos por su idiotez intrínseca y la falta de compromiso con el lugar de trabajo. Por eso jamás progresan.

Lo peor que puede —y suele— ocurrirles es que los ignoren, algo bastante frecuente ya que nadie los toma en serio.

Son poco inteligentes, ni siquiera son vivos. Tan es así que no se dan cuenta de que, cuando les responden, en realidad les están tomando el pelo.

Son negativos, venenosos, engreídos... con una cuota de maldad que sorprendería al más villano. Es gente tóxica, perniciosa al extremo.

En realidad, lo que les molesta es el éxito ajeno. No pueden tolerarlo. Son pura envidia.

Lo más triste es que se creen que uno nunca se entera de lo que dicen por la espalda. Imbéciles por definición y cagones por elección.

La solución es quitárselos de encima. Es un gran alivio, un ancla que deja de traccionar hacia el fondo de las miserias de quienes critican.

Con esa gente no hay vuelta atrás, jamás la habrá. Solo un sádico podría perdonarlos.

En lo personal, les deseo lo mejor. Ya han fracasado demasiado. Es hora de que aprendan, pero ese es justamente el problema: jamás entienden nada.

Yo seguiré mirando al cielo, trabajando para ser mejor como persona cada día... y ellos, que sigan mirando para abajo, como siempre.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Nadie nos quiere
14 de Noviembre de 2016

Gracias por traer este tema, que es muy actual. No hay familia que no mantenga o contenga a un ente asi, toxico, que no solo descalifica constantemente a los demas, sino que manipula a toda la familia. A todo su entorno. Y es feliz si sabe que reina y mantiene a raya a todos cuantos rodea. Estafa moralmente a cuanta persona camina cerca suyo. Y todo aquel que brille, ese ente podrido necesita robarle de su luz, de su energia, rebajandole, humillandole. Mucho cuidado, de tener en cuenta como habla una persona toxica. Cada dos frases son detractoras. Ojo, que mas vale alejarse de tipejos asi. Y lo mas insufrible es cuando los tenemos dentro de la misma familia. Bernardo Stamateas ha escrito un libro sobre este tipo de personas. Y lo mas tragico es que los tenemos por todos lados, en el trabajo, en la familia, en el supermercado, en las amistades....Asi como suelen ser venenosos son muy atractivos en su conversacion,convincentes que te envuelven y te van estudiando, y cuando menos te lo pensas, te dan por tu lado mas debil. Te traicionan por delante y por detras.
Quien te baja la autoestima, te roba tus valores - Tienen avaricia espiritual, que sabiendo algo se lo guardan- Stamateas ha escrito uno de sus mejores libros sobre este tipo de patologia.
Los toxicos son sarcasticos, se la saben todas, son pedantes y sobervios, condescendientes,estan en plena ironia y burla constante hacia los demas,te logran descalificar e incapacitar, y su especialidad= desacreditarte ante los demas
Sabiendo quienes son, mejor es tratarlos con pinzas, y cuanto mas lejos esten de uno, mejor.
Asi sean tus propios familiares, hermanos o pareja. Uno debe de ser quien este en control de sus propios pensamientos. No ellos. Ellos lo que quieren es ver tu fracaso. Y no hay mas desorientacion y frustracion para ellos, que se nutren de la envidia con los logros de otros, sintiendo una envidia rabiosa y pura de verse fracasados, y frustracion para ellos, que se nutren de falsas esperanzas, siempre mal logradas.
La peor patada emocional es ver tu progreso.
Internamente ellos saben que no pegan una, que no avanzan, y mas tarde o mas temprano, terminan tomando pastillas para la frustracion, para la ansiedad, para el rencor y para la rabia. Tal vez en medio de tantas pastillas encuentren su propia paz...

JAVIER
14 de Noviembre de 2016

HOLA CRISTIAN...PODRIAS SER MAS CONCRETO Y DECIR A QUIENES TE REFERIS? SINO SUENA MUY VAGO LO TUYO...Y PARA ESO LEO UN LIBRO MUY BUENO LLAMADO "VAMPIROS ENERGETICOS"


14 de Noviembre de 2016

Bravo Christian! por fin escribís una articulo sobre Fabian Ferrante! espero que deje de publicar acá.

Patricia Ferrando
14 de Noviembre de 2016

Genial Christian te pasaste , una descripcion mejor , imposible .
Yo tambien padezco un par y son imbancables !!
Te deso lo mejor !!


15 de Noviembre de 2016

¿Que pasó, hubo bronca con Ferrante?

miguelito
15 de Noviembre de 2016

ESto suena a pase de factura interno...algo pasó en esta página web.

Al Natural
20 de Noviembre de 2016

Si no puedes hacerle frente a una situacion estresante, tratala como lo haria un perro.
Si no puedes comertelo, jugar con esto, ni puedes masticarlo siquiera, meate encima de ello y huele tu orina, como haria un perro y luego largate de lleno-

 

Seguinos también en