19/11/2016 | Analisis


¡Estoy harto de los “códigos”!

BASTA DE IDIOTEZ, POR FAVOR

¡Estoy harto de los “códigos”!

“Yo tengo códigos”, me dice un colega a la hora de cajonear una investigación relacionada con un conocido referente de la política con el que supo trabajar en el pasado.

“Es una cuestión de códigos”, me explica una editora que decidió eliminar un artículo periodístico que mencionaba a un amigo de ella.

“A vos te faltan códigos”, le dice otro colega a un tercero por ventilar la corrupción de un famoso cronista de política.

¿Acaso se volvieron todos locos? ¿Qué es este “chiste” de los códigos? De pronto, no se puede hablar de nada ni de nadie por esa bendita palabra. No importa si ese alguien es corrupto o cometió una falta grave, lo que importa son los “códigos”.

¿Dónde quedó el amor por la verdad y la justicia? ¿Cuándo alguien entenderá que en lugar de "códigos" hay que tener "principios"? ¿Dónde quedó la tan necesaria cordura?

Estoy harto de los códigos, una palabra que hizo popular la mafia. Estoy podrido de los colegas, amigos y conocidos que me mencionan ese término funesto. 

¿Está bien callar una injusticia por “códigos”? Es una buena pregunta que bien podrían responder los periodistas que abusan de esa palabrita. ¿Por qué no se dedicaron a otra profesión si iban a optar por callar en nombre de una regla de la mafia?

En lo personal, los únicos códigos que conozco son el Civil y el Penal. En ellos me baso para mi trabajo cotidiano y para manejarme en mi vida personal. 

Lo saben mis amigos, mis conocidos, mis familiares e incluso mis fuentes de información. A todos ellos se los he dejado en claro en más de una oportunidad: si alguno comete un delito, sea cual fuere, sufrirá el rigor de mi pluma. Así de simple, no hay “código” que lo evite.

No son solo palabras: he denunciado a amigos, conocidos y fuentes de información cuando fue menester, en docenas de oportunidades. No soy responsable de sus desaguisados, sino ellos mismos.

El día que todos entendamos algo tan básico como lo antedicho, habremos dado un gran paso para ser un país del primer mundo. 

Mientras tanto, hasta tanto sigamos escudándonos en conceptos como este, el de los perniciosos “códigos”, persistiremos en revolvernos en nuestra propia decadencia.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Ricardo Patano
19 de Noviembre de 2016

¡Clap, clap, clap! ¡Plas, plas, plas! y NO PARO DE APLAUDIRLO Sr. Christian Sanz !!!!!!!!!!!!!!

Al natural
19 de Noviembre de 2016

La clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo al mismo tiempo...

veteranaargentina
20 de Noviembre de 2016

Un pensamiento muy valioso. Es buen momento para difundirlo.

ZetaWest
20 de Noviembre de 2016

Christian:
En variados ámbitos profesionales, se "tolera" o "ignora" la "falta" o actitud incorrecta de un colega, en nombre de una "ética" profesional. Uno faltaría a esa "ética" si denunciara algo que está mal a los principios de la profesión, pero como es un colega, si lo denuncia, pasa a ser algo así como un "traidor" al ámbito corporativo en que uno se mueve.
La consigna es "si a vos no te jode, déjalo q tu colega que lo haga".
Esto no pasa solo en el periodismo, ocurre hasta entre plomeros.
El problema, es que cuando alguna de esas actividades "non sanctas" es descubierta por el mercado (es decir, los clientes, en vuestro caso, los consumidores de noticias) se genera un perjuicio a toda la profesión, y esa supuesta actitud "aislada" del colega (que uno no denunció por "códigos") termina jodiendo a uno y a todos.
De esta forma se horada la base de sustentabilidad de cualquier profesión: la buena fe.

Saludos cordiales.

MMMM
20 de Noviembre de 2016

Hay un chiste viejo que dice "el código es por donde se dobla el brázigo"
Es bueno respetar algunos códigos: Si tu código es por la verdad y la justicia respetálo; pero si, por el contrario, es hacer "la vista gorda" y esto conlleva a esquivar tus deberes (legales, éticos, deportivos, ...) en el ámbito en el que te desenvolvés, entonces son códigos con vicios.
Soy de los que piensan bien del jugador que reclama tanto el penal mal cobrado en su contra como el que es en su beneficio.

Carlitos
20 de Noviembre de 2016

Muy buen articulo, felicitaciones. Aunque hay excepciones, cada vez que se dice "código" significa o mafia o cagadores seriales. Los comentaristas muy bien

Adalberto Claudio Davico
20 de Noviembre de 2016

Muy buen artículo Christian Sanz.Por esta misma cuestión de códigos que utiliza la mafia médica fui atacado y perseguido por denunciar hechos ilícitos que realizaron varios colegas.Uno llegó a ser ministro y sigue en la política.Te mando el link.Saludos
http://elmartillojudicial.blogspot.com.ar/2015/03/adalberto-claudio-davicoel-peligro-de.html?m=1

Juan Peron
21 de Noviembre de 2016

Eso de los códigos, es una gilada que los hombres sobre todo han copiado del ambiente de las canchas. Esto último es una de los lastres de la Argentina, es decir, mezclar al ambiente de las barras con el resto de la cosas. Hace falta en Argentina eliminar este tema (con las cosas que ello implica)... caso contrario sigan siendo lo que son, una barra d ordinarios perdedores que se creen la gran cosa y que siguen repitiendo la palabra "código" jeje. Menos cancha y más libros!

Pablo
21 de Noviembre de 2016

y un dia fue tal el nivel de crisis social/moral y ideales que dejo el populismo, que terminamos llegando al punto de la psicosis dialèctica, donde las acciones fraudulentas se escudan en palabras que suenan bien, y disfrazan lo que antes, era una verguenza. 15 años de populismo barato no llevo mas de 50 en evolucion cultural/social.

goyolin
21 de Noviembre de 2016

Muy cierto y bein dicho Christian, los "códigos son para los mafiosos". ESO ES LO QUE GANAMOS CON TANTO PERONISMO.
Si se respetara la democrácia, la República, con el códogo Civil y el Penal, alcanza y sobra.
Pero como somos "transgresores" ( debido a la cultura peronista)nos movemos cómodos y permitimos que unos pocos sanguijuelas se roben todo un PBI ( la fiesta), que ahora los trabajadores y jubilados tienen que pagar..., tambien la pagan: los pibes que van desde la guardería hasta la facultad, los enfermos... TODOS.

César Vilela
21 de Noviembre de 2016

¡El CODIGO! Es el argumento del VENAL Y EL CORRUPTO. Esa expresión es una AUTOIMPLICACION en boca de quien la pronuncia.

Al Natural
22 de Noviembre de 2016

Con codigos se nace. Viene de la cuna, de la buena crianza, de los valores que hay en casa, y de escuchar a los grandes de la historia.
Ademas de tener codigos y vivir acorde a ellos, se tiene conciencia plena de aceptar la vida, lo que hay, sentir el profundo misterio de estar vivos y reconocer que estamos vitalmente conectados a todo lo que existe. Ser testigos alertas y tener marcado a fuego lo que esta bien y lo que esta mal.Reconocer donde esta la verdad, que muchas veces no esta dentro de lo que diga un clerigo rodeado de santos e imagenes, sino dentro de lo que uno siente de noble , como ser superior que somos, dado que llevamos, se quiera o no, parte de Dios.

Cristina Salazar
22 de Noviembre de 2016

Me pare ce que a Ud. le gusta venderse, Sr. El primer mundo tiene su prensa regulada y si Ud, estuviera en el, hace rato que estaría sentado frente a una corte para probar fehacientemente todo lo que escribe.

cordoobesa
23 de Noviembre de 2016

Principios, NO CODIGOS....Y Sra. Cristina tomó la medicación?

Ana
28 de Noviembre de 2016

Te agradezco infinitamente tu aptitud, me parece tan sana y te digo con sinceridad que si no hubiese periodistas como vos no nos hubiésemos enterado sobre toda la corrupción que existió en el gobierno anterior, esto fue inédito y ahora los mismos que han desbastado al país son los que están serruchando el piso a nuevo gobierno, mi pensamiento es que deben ir presos pero ante todo devolver todo lo que han robado y encima desmienten todos, acusando a los otros que ahora nos gobiernan, si es así que todos cumplan la condena que se merecen,pero que devuelvan en dinero robado de todos los argentinos de buena fe, que pagan religiosamente todos los impuestos y esos hijos de su madre como Cristobal López y compañía que no pagan impuestos y que siempre salen ganando porque además de no pagarlos por años les hacen descuento y terminan pagando con chauchas y palitos. Cómo se han corrompido y han dado el mal ejemplo a todo el pueblo argentino. POBRE PATRIA MÍA- Cuando va a poder desplegar para que haya un cambio sustentable en la economía, están continuamente serruchando el piso en ves de ayudar para salir de la hecatombe que han dejado. Son unos caraduras y atorrantes.
No soy de derecha ni de izquierda, soy una ciudadana común , normal y con buenos propósitos para hacer todo lo que mi pueblo necesita. Lo único que han sembrado el gobierno anterior es odio y rencor creando un división en el pueblo argentino- Yo tengo esperanza aunque es imposible poder arreglar de la noche a la mañana todo el despelote que han dejado los KK y en especial Cristina que lo único que hace es vociferar y echarle la culpa a los otros pero no aclara que lo que hizo es robar para la corona. Solo pido que termine muda para no escucharla hablar más.
Con respecto a la muerte de Castro hay gente que lo ama y no se por qué, si bien fue revolucionario, no le da el derecho de perpetuarse en el poder durante 60 años y encima someter al pueblo en otra dictadura más acentuada que la anterior. Así querían los KK hacer lo mismo y seguir robando para su beneficio, Dios quiera que queden sepultado en la historia como los corruptos más grandes de la argentina, no se merecen otra cosa.DIOS Y LA PATRIA LO DEMANDEN Y SE TERMINEN DE UNA VEZ CONSIDERADOS COMO LOS CHOROS MÁS GRANDES DEL MILENIO.
POBRE PATRIA MÍA. QUE DIOS NOS PROTEJA Y LA VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA DE ESTOS DEMONIOS.


 

Seguinos también en