¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Manual para destrozar trolls K, parte 4

6
2313
Haciendo justicia 2.0
Haciendo justicia 2.0

Cada tanto, cuando tengo tiempo de sobra (no es usual), me gusta debatir en las redes sociales con tuiteros adeptos al kirchnerismo.

 

Es gente muy particular, ya que, a diferencia de los seguidores de otras banderías políticas, son tipos fanáticos, como si fueran parte de una secta.

Todos repitiendo mantras idénticos, en defensa de Cristina y Néstor. Ciertamente, pareciera que ni siquiera saben de qué hablan, solo se ponen un cassette y ponen “Play”.

Entonces, hago lo que mejor sé hacer: obligarlos a “pisar el palito”. Los voy llevando en la discusión hasta que se quedan sin argumentos y empiezan a insultar.

Normalmente, los acorralo con argumentos muy sencillos: si me tratan de “macrista” les recuerdo que presenté varias denuncias judiciales contra funcionarios de este gobierno y que escribí cientos de notas de investigación ad hoc. Acto seguido, les pregunto cuántas denuncias presentaron ellos o cuántos artículos periodísticos escribieron contra el oficialismo de turno. Es cuando llega el insulto, porque no tienen respuesta.

A ese respecto, debo confesar que ni siquiera son originales: o me tratan de “gordo” (¿Es un delito serlo o acaso un pecado?) o me tratan de “pelotudo”. En este último caso, opera la célebre “proyección” del psicoanálisis.

Lo que nunca tienen son argumentos. Está claro. Entonces avanzo un paso más y los invito a debatir cara a cara, les permito incluso a elegir el lugar y la hora. Pero tampoco lo admiten.

¿Por qué? Simple, porque no pueden rebatir nada de nada. Por otro lado, no quieren abandonar su anonimato. Son valientes de escritorio. O sea, son cobardes.

En lo personal, jamás he dejado de aceptar un debate en persona. Nunca. Porque siempre tengo elementos que respalden mis dichos.  

Pero estos tipos, no. Ya lo he mostrado en infinidad de notas, y esta es otra prueba más. Arrancó con mi famoso desafío para que me muestren el diploma de Cristina Kirchner. Y eso que, insisto, no soy el iniciador de ninguna de las discusiones.

Todo empezó con un tal @JPerdy4, a quien dejé sin argumentos por Twitter y luego invité a debatir en persona.

Su respuesta era obvia: “Pero mirá q voy a perder tiempo en ir a q me muestres dos notas tuyas impresas? q te hace pensar q le daría entidad a una nota tuya y pdf q no tiene firma, nada y desde el vamos arranca diciendo q no es prueba de nada?”. Conste que le ofrecí llevar todo un expediente judicial. Mis tuits no me dejan mentir. Incluso se superó a sí mismo al admitir que ni siquiera sabía de lo que estaba discutiendo: "Además si voy tengo q tener el material leído", reconoció.

Luego hice lo propio con un tal Rodrigo Más (@rodmasf) quien directamente se excusó en que estaba “recién operado”, como puede verse más abajo. Otro que me trató de macrista y no tenía una sola denuncia ni nota periodística contra Macri. Encima tiene un Iphone, incoherente él.

El último es un tal @zalazarog, directamente un delirante. Baste ver lo que dice en su cuenta de Twitter. Tampoco se animó a la discusión. Entonces, me pregunto: ¿Tan complejo es defender a la chorra en persona?


Pero hay una yapa: hubo un cuarto kuka, en Facebook. Un tal Couch Santiago (no es chiste, el tipo no sabe que se escribe “coach”), quien quiso reclamar mi premio de 10 mil dólares por el diploma de Cristina y le falto… ¡el diploma!

La discusión fue tan penosa que terminó borrando sus propios posteos. Solo logré conservar este, donde le digo que soy capaz de pagarle un millón de dólares si me muestra un solo escrito firmado por Cristina. Nada que agregar.


Hubo un quinto, un tal Vegaaa (@Dami_xxga), quien directamente no merece ser tenido en cuenta, ya que ni siquiera aporta su nombre verdadero. Menos aún admite el debate cara a cara.

En fin, solo me resta recordar, como siempre, aquella célebre frase que dijo alguien alguna vez: “A cada minuto nace un idiota”.

 
 

6 comentarios Dejá tu comentario

  1. Dime de que te jactas, cristiano....a) ¿ Es solo con los tuiteros adeptos al kirchnerismo ? es decir, ¿la imbecilidad comienza y termina en .... ? b) No hay b

  2. Jajajajajjajajajajajjaja... me permito descreer de que Carlos Forte diga que Piraton dice cosas pertinentes. Todo es posible, pero me parece poco probable. Los chiconautas ya estan derrapando. De la nota que decir... los trolls, sean pagos o por conviccion, son carne de cañon de intereses que no son de ellos. En mi caso solo me molesto en atenderlos porque ASI RECOLECTO LA EVIDENCIA. JAR JAR JAR! Antes los ignoraba y hoy RUEGAN que los ignore de nuevo. Ilusos...

  3. Pero...piojo en compota, gonzalit-indomitin, si a vos nadie te tiene en cuenta con tus fabulas,bizarro, y nadie sabe ya de que estas hablando a mas de los firmes insultos que les propinas a todos. Ese no es el camino, si queres llamar la atencion debido a tu soledad, el asunto no pasa por ahi. Dejalo al imbecil del piper fuera de aqui, y si seguis con tu compulsion de destruirlo, no es asunto de este sitio. En todo caso hacete un libro, escribi una historia llamada sinceramente, y llevala a la editorial de tu gusto. En una de esas te publican las trapisondas del piper y te publican tu historia, y te haces rico y te dejas de joder por aqui.

  4. El tema de los trolls es como un aguijon en la nariz, y como un zumbido constante en las orejas. Pero luego de eso, los trolls son pobre gente que necesita ganarse la vida creyendose genios intelectuales, inventando y maquinando noticias falsas, siendo sensacionalistas, teniendo que reinventarse cada dia, y buscando la forma de argumentar con algo de logica, cosa que no consiguen ante la infamia destapada del robo del sigo. Cuando ya no tienen mas ideas como refutar y argumentar, vienen los insultos a nivel personal, no teniendo mas tema que la autodefensa, sintiendose con los calzones bajos y sin documentacion ni preparacion alguna para debatir un solo tema con base y sentido comun. Asi que a los trolls hay que mirarlos con lastima. Con consideracion pero siendo frime con ellos y trazandoles una linea que hasta aca pueden llegar, pero cuando se pasan de listos....si insultan seran doblemente insultados.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Manual para destrozar trolls de Twitter

Están ahí, agazapados, escondidos en el anonimato que regalan las redes sociales. Solo saben insultar, jamás argumentar. Se dedican a la provocación más básica, a la altura de un chico de la primaria. Son los célebres “trolls”...