¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Los aprietes de Hugo Sigman: enojos poder y... la mafia de los remedios

11
Una discusión ¿jurídica?
Una discusión ¿jurídica?

Y cuando uno creía haber vivido y conocido todo lo previsible, aparecen tópicos nuevos, sorprendentes si se quiere. La mención refiere a la comunicación jurídica que recibí en las últimas horas, en nombre de Hugo Sigman, por presunto “abuso digital” en mi labor como periodista.

 

Ello en función de una nota escrita por mí el pasado 23 de febrero sobre este personaje, siempre envuelto en nubes de misterio y suspicacia.

Se tituló “Alberto Fernández, Manzur y el regreso de la mafia de los remedios” y, como es de suponer, hacía mención a su persona. Porque ameritaba mencionarlo, ciertamente.

Porque siempre aparece en medio de los negociados relacionados con la salud, de manera directa o indirecta. Pero nadie lo menciona, porque es muy poderoso. Con todo lo que la palabra “poder” implica. Contactos políticos, dinero, y mucho más.

Por la presente le participo que en nombre y representación de nuestro cliente Hugo Sigman procedemos a dirigirnos a ustedes con el fin de evitar entablar acciones judiciales contra ustedes,con motivo de la información publicada”, sostiene el escrito llegado a esta redacción. Así, sin anestesia.

Es curioso, porque se me cuestiona por mi nota pero no se menciona ningún tramo en particular de la misma que pudiera ser injuriosa o calumniosa respecto de la figura del empresario de marras.

Desde ya que ratifico y sostengo todo lo que he escrito allí, porque puedo demostrarlo judicialmente. Ergo, invito a Sigman y sus abogado a avanzar en el terreno jurídico o el que les plazca.

Dicho sea de paso, aprovecharé la presente para contar algunas cuestiones más que involucran a este personaje, para que se sepa quién es y cómo se maneja. Siempre, como se dijo, bajo la protección mediática, pauta publicitaria mediante.

Socio y amigo de todos

Sigman es todo un enigma, puede tomar subsidios del Conicet o de la Unión Europea, del Municipio de Escobar, del gobierno de España o de la Unión Europea, ser socio de Juan Manzur, Ginés González García, Fidel Castro o el gobierno chino. Como si fuera todo lo mismo.

Durante la dictadura de los 70, estuvo exiliado en España y allí tomó contacto con la China de Mao e importó drogas con las que producían medicamentos en la península ibérica, con el fuerte apoyo de Santiago Carrillo, histórico líder del Partido Comunista español al cual el argentino le aportó grandes fortunas de sus prominentes negocios con Rusia, Cuba y China.

Con Carlos Menem le llegó la “bendición” de la ley de patentes, que hizo millonarios a puntuales laboratorios argentinos en detrimento de las firmas extranjeras. Hay que recordar que el ex presidente de la UIA, Claudio Sebastiani, confesó que se pagó una coima de 20 millones de dólares para que esa polémica norma se sancionara.

No es menor el hecho de que Sigman está casado con Luisa Gold, hija del “negro” Gold, uno de los financistas del partido comunista argentino y poderoso empresario de laboratorios nacionales que copian patentes logradas con la investigación de los grandes laboratorios extranjeros.

Los Sigman-Gold, junto con las familias Sielecki, Rhommers y Bagó, edificaron una poderosa industria local a la que los laboratorios extranjeros jamás pudieron cobrarles “royalties”.

A principios de los 90, los Estados Unidos exigieron una ley de patentes que respetara los derechos de las investigaciones de los laboratorios americanos. Pero en la Argentina chocaron contra la denominada "industria", es decir, los grandes laboratorios nacionales como Bagó y Roemmers, entonces nucleados en la cámara CILFA.

Ahora mismo, son los beneficiarios, junto a Sigman, del millonario plan Remediar, el monopolio de la vacuna contra la aftosa y del plan para producir la vacuna contra la Gripe A, a través de un convenio entre Elea y Novartis anunciado por Cristina Kirchner.

Mucho más podría contarse, pero basta lo relatado para tener un “pantallazo” de lo que representa este “empresario”, a quien le cabe con todas las letras la definición de Alfredo Yabrán: “El poder es tener impunidad. Ser poderoso es ser un impune, un hombre al que no le llega nada (...) Para mí, un poderoso es el que consigue o tiene la posibilidad de conseguir una ventaja”.

 
 

11 comentarios Dejá tu comentario

  1. Gracias al periodismo libre.... estaria muy interesante alguna nota sobre andreasclacker.com y el porque el poder real detrás de la pandemia lo ostentan las farmacéuticas.

  2. Maria no podes hablar estupideces,sos parecida al Juez violini ,que dice que muchas causas fueron armadas,que se compro testigos y la unica cosa es que al actuar tan lenta la justicia,los supuestos chorros quedan libre.Lanata tiene la culpa,tribuna,clarin,si los testigos dicen si y pasa mucho tiempo,te pensas que un testigo despues de dos o tre años se puede acordar justo lo que declaro?Ojala siempre haya muchos,lanatas,tribuna,clari,o pensas que pagina 12 solo dice la verdad?Te interesa mas los panama papers y no tanto la plata que robo cristina?

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Alberto Fernández, Manzur y el regreso de la mafia de los remedios

“La historia se repite dos veces, la primera en forma de tragedia y la segunda en forma de farsa”, dijo una vez Karl Marx. Y no se equivocó. Aquella historia conocida como la mafia de los medicamentos está a punto de volver, como hace una década. Incluso con...