¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Para la prensa internacional la pelea Gobierno/Clarín "se ha vuelto desagradable"

1
LAS ACUSACIONES CONTRA PAPEL PRENSA EN LOS PRINCIPALES MEDIOS EXTRANJEROS
LAS ACUSACIONES CONTRA PAPEL PRENSA EN LOS PRINCIPALES MEDIOS EXTRANJEROS

“Guerrea de acusaciones entre el Gobierno y la Prensa”, BBC News

 

 

Por un lado está el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Por otro lado está el grupo de medios más grande del país, Clarín.

Es una batalla que se intensificará en el periodo previo a las elecciones presidenciales del próximo año, ya se ha vuelto desagradable.

Entre las armas que se utilizan hasta ahora figuran  acusaciones por crímenes de lesa humanidad cometidos durante el régimen militar entre 1976 y 1983, la confusión sobre la elección del público de proveedor de Internet y, considerando que se está en  la Argentina, el fútbol.

La Sra. Fernández y su esposo Néstor, ex presidente, no les gusta el periódico más vendido de la Argentina, Clarín. Y lo han dejado bien claro en varias ocasiones. Ellos creen que esboza un cuadro desleales de ellos y su gobierno.

En un discurso, transmitido en vivo el martes en la radio y la televisión nacional, la Sra. Fernández acusó a Clarín, y el otro periódico principal del país, La Nación, de beneficiarse de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el régimen militar.

 

'Vendetta'

 

Uno de los principales miembros de la familia Graiver, Lidia Papaleo de Graiver, confirma la historia y se sentó en primera fila, cuando la Presidenta presentaba su informe, denominado Papel Prensa: La Verdad.

La Sra. Fernández dijo que la enviará a la Justicia para que puedan procesar a los responsables.

Sin embargo, la hija de Lidia, María Sol Graiver, niega la historia de su madre y su cuñado-, Isidoro Graiver, quien ha firmado anuncios de página completa en Clarín y La Nación refutando las afirmaciones y dijo que su familia no vendió Papel Prensa en ningún tipo de coacción.

Varios miembros de la familia Graiver fueron secuestrados y torturados por los militares en 1977, pero la declaración se dice que varios meses después de que Papel Prensa se había vendido "en las mejores condiciones que puedan existir, sin amenazas o extorsión y en libertad".

Clarín fue un firme partidario de la Sra. Fernández y su esposo, Néstor Kirchner. Pero ese apoyo se desvaneció después de que el gobierno perdió un conflicto con el sector rural del país hace tres años.

Cuando Kirchner perdió las elecciones regionales del año pasado, culpó a la cobertura de Clarín y allí comenzó lo que algunos analistas dicen que es una venganza contra el grupo de medios de comunicación.

Las acusaciones de Cristina Fernández sobre Papel Prensa no eran más que el último de una serie de medidas destinadas a debilitar a Clarín. Previamente les quitaron  la retransmisión en directo del fútbol argentino de primera división en su canal de cable de deportes, TyC.

La televisión estatal en la actualidad emite todos los partidos de forma gratuita. Han habido pocas quejas del público loco por el fútbol de la Argentina.

A continuación, la semana pasada, el Gobierno anunció que otra rama Clarín, Fibertel, ya no podía suministrar el Internet para sus más de un millón de usuarios, ya que no tenía y nunca había tenido una licencia para ello.

Una oposición normalmente fragmentada se unió en condena de la Sra. Fernández y su gobierno.

En una declaración conjunta el martes, dijeron: "Al igual que los dictadores, ellos creen que pueden construir una historia oficial, censurando a la prensa, el control de sus materiales y, con este nuevo poder, forman un aparato estatal de comunicación extraordinario para que la sociedad sólo escucha su versión de la historia. "

Las elecciones en la Argentina están a más de un año de distancia. No es claro aún si la Sra. Fernández decidirá presentarse de nuevo o dará paso a su marido, Néstor, que fue presidente antes que ella.

Los diversos grupos de oposición se reúnen y negocian, pero todavía no ha surgido una figura unificadora clara para conducirlos.

Sin embargo, la campaña, en los medios de comunicación por lo menos, ya ha comenzado donde ni Clarín ni La Nación, que atienden a la mayoría de los públicos de la Argentina en lectura de periódicos, ocultan su oposición a la pareja presidencial.

Las acusaciones sobre Papel Prensa y la reacción a ellos son sólo las últimas escaramuzas en un conflicto que es probable que continúe mucho más desagradable.

 

Daniel Schweimler, BBC News

 

“Se mueve la Argentina para tomar empresa de papel prensa”, The Wall Street Journal

La Presidenta argentina viene sosteniendo este conflicto con Clarín desde enero, enfrascada en una batalla con la empresa matriz del diario, que es el grupo de medios de comunicación más grande del país.

“Quien controle Papel Prensa, controla la palabra impresa”, dijo la Señora Kirchner acusando a los diarios de mantenerse en un monopolio vertical.

Las compañías de medios, dijeron sin embargo que esta movida es la última de una ofensiva en ascenso para amordazar a la prensa. La semana pasada, el Gobierno revocó la licencia del servicio de Internet del Grupo Clarín SA, el grupo de medios más grande.

Las movidas son muy similares a las acciones de otros gobiernos populistas de la región, incluido Ecuador, Bolivia y Venezuela, que han aprobado leyes que según los críticos, están dirigidas a amortiguar los medios independientes.

La última controversia con la prensa en Argentina resulta de la compra en 1976 de una participación mayoritaria en Papel Prensa por Clarín, La Nación y un tercer medio ahora inexistente, propiedad de la familia Graiver. El gobierno tiene una tajada del 28% de la productora de papel.

Funcionarios de la administración actual sostiene que la venta a Clarín y La Nación fue coaccionada, basado en parte en el testimonio de la viuda de David Graiver, Lidia Papaleo.

Los diarios insisten en que la venta fue legítima, apuntando a que la familia fue arrestada 5 meses luego de la venta. También dicen que aunque la Sra. Papaleo ha tenido muchas ocasiones, ella nunca ha testificado acerca de la supuesta extorsión.

Clarín citó a Elisa Carrió, una legisladora opositora quien dijo que los Kirchner están “presionando la barrera entre democracia y autoritarismo”.

Si bien las circunstancias que rodearon la venta siguen siendo oscuras, el Gobierno de Kirchner está claramente en una batalla campal con el Grupo Clarín, y en menor medida con La Nación, que el Gobierno acusa de intentar derrocar a su gestión con la presentación de informes sesgados.

El Gobierno ha tomado literalmente los guantes. En un video distribuido publicamente, el secretario de Comercio interior Guillermo Moreno se presentó en una reciente reunión de la junta Papel Prensa con un par de guantes de boxeo, que colocó sobre una mesa delante vociferando, ¡"Acá no se vota!"

Potencialmente más amenazante a Clarín es la ley de medios patrocinada por el Gobierno aprobada por el Congreso el año pasado, pero que ahora se estancó en los tribunales. El proyecto de ley tiene por objeto romper el dominio de los medios de comunicación actuales por un puñado de empresas, pero los críticos lo adjudican, simplemente que tiene como único objetivo a Clarín.

La ley impedirá que los distribuidores de servicios por cable de propiedad de estaciones de televisión en la misma red. Clarín ofrece servicio de cable y tiene uno de los canales de noticias más importantes de Argentina, TN, y uno de sus canales de entretenimiento más popular, Canal 13.

La semana pasada, el Gobierno revocó la licencia de proveedor de servicios de Internet de Clarín, Fibertel, dando a la compañía 90 días para cerrar las operaciones. Fibertel ofrece actualmente servicios de banda ancha a más de un millón de clientes-aproximadamente el 25% del mercado de la Argentina.

Le precedió la intervención gubernamental de los derechos de retransmisión de fútbol de una empresa conjunta de Clarín el año pasado y multar al Clarín operador de televisión por cable por prácticas monopólicas.

También se avecinan los esfuerzos del Gobierno para obligar a los hijos adoptivos de Ernestina Herrera de Noble, dueña del conglomerado de medios Clarín, que se sometan a las pruebas genéticas para determinar si han nacido en realidad de padres asesinados por la dictadura militar hace más de 30 años.

Los jóvenes, Marcela y Felipe Noble Herrera se han resistido a los esfuerzos y son los únicos herederos de la gran fortuna Herrera de Noble.

Cualquier duda sobre la vinculación del Gobierno de estos temas fue disipada en junio por el canciller, Héctor Timerman, un ardiente usuario de Twitter.

"Ley de Medios: hecha. Papel Prensa: casi llegamos. Orígenes Felipe y Marcela: en cualquier momento. Respuesta a tres cuestiones de la dictadura con la Memoria, la Verdad y la Justicia", el Sr. Timerman twiteó.

 

 

Shane Romig, The Wall Street Journal

 

Equipo de Política
Tribuna de Periodistas


 

 

1 comentario Dejá tu comentario

  1. PORQUE EN LUGAR DE SOLO CRITICAR COMO VECINOS , NO INVESTIGAN LOS HECHOS COMO INDICA LA PROFESION DE PERIODISTAS , Y O SOLO COMENTAR LO QUE OTRO ESCRIBE , ESTO DICHO CON BUENA ONDA - SALUDOS

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

David Graiver, el banquero de los montoneros

    El libro consta de cuatro partes, o grandes capítulos. Recoge la integralidad de una primera edición, aparecida en 1990, titulada El crimen de Graiver, y agrega un Prologo y un Epilogo, que actualizan los hechos hasta hoy, y dispone de un Anexo más...