08/08/2017 | Actualidad


Censura sobre mi libro de Trimarco en Mendoza

UNA CATARSIS PERSONAL

Censura sobre mi libro de Trimarco en Mendoza

“Me llamaron grupos feministas amenazando con hacer pintadas y escraches”. La frase la pronunció esta mañana la directora de la Biblioteca San Martín de la Ciudad de Mendoza, Marta Babillón, justo antes de decirme que no podría presentar mi último libro de investigación, Trimarco SA.

Ello a pesar de que hice el trámite pertinente y me fue aprobado hace varias semanas por esa misma institución.

 “¿Tan fácil es? ¿Llama alguien, amenaza y ustedes censuran a aquel con quien se habían comprometido?”, le respondí con enorme desazón.

La cara de Babillón estaba petrificada, no sabía qué decirme. Insistí entonces: “¿Quién me paga la publicidad que hice hasta ahora, incluidas las invitaciones y promociones pagas en redes sociales?”. Silencio.

En estas horas, me invade la bronca, porque me ha ocurrido algo que pensé que no sucedería nunca más, luego de los años trágicos de la última dictadura argentina: he sido censurado.

Las explicaciones de Babillón no alcanzan, porque son pueriles. ¿Puede un llamado telefónico ser más poderoso que una decisión de un funcionario del gobierno de Mendoza? ¿No suena absurdo por donde se lo mire?

Una digresión al respecto: ¿Ya hizo la funcionaria la pertinente denuncia por amenazas? El dato es crucial.

Quienes impulsaron la movida son un grupo de ultrakirchneristas, encabezados por un tal Daniel Arias Fuenzalida, quien en su perfil ya advierte no ser muy lúcido: “No soy nada. Nunca seré nada. No puedo querer ser nada”.

También aparecen otros ladriprogresistas como Gisella Ferraro, Facundo Ceballos, Lu Caram, Natalia Gurruchaga, Laura Rudman, Sara Rosales y Chalo Indiveri.

Ninguno de ellos me arrobó en sus publicaciones de Facebook, lo cual muestra a las claras la manera en que se mueven. Tampoco se animaron a debatir sobre el tema, lo cual suena lógico ya que desconocen el expediente judicial.

Lo peor de todo es que se movieron contra un libro que ni siquiera leyeron, ¡Brutos!

Estoy en desacuerdo con varias docenas de colegas, pero jamás he movido uno solo dedo para censurar sus pensamientos. Todo lo contrario, he denunciado yo mismo cuando algo así les ha ocurrido.

Al censurarme, esta gente no entiende nada. Desconoce al básico derecho a la expresión y opinión.

Por ello, lo que ha ocurrido es un papelón, del cual daré mayores detalles a futuro, porque ostenta condimentos tan imperdibles como vergonzosos.

Ante lo ocurrido, espero el llamado de algún funcionario de Mendoza, cualquiera que fuere, no solo para que se solidarice conmigo, sino para que además me brinde las explicaciones del caso.

Mientras tanto, les hago saber que la presentación se hará igual, en la puerta de la misma Biblioteca, ubicada en San Martín 1843 de la Ciudad de Mendoza.

Se trata de un espacio público, allí no podré ser censurado… Espero.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

goyolin
08 de Agosto de 2017

Una pena Christian Sanz, pero estos k son unos "reales cagones", lástima que hace frio o al menos fresco sinüo se podrüia hacer adela´nte del citado edificio, digo para que la propaganda sirva par algo, no?

José Petrosino
08 de Agosto de 2017

Le tienen un miedo pánico a la Verdad, es uno de los males argentinos típicos.

Pehuén Curá
08 de Agosto de 2017

No son los K, es la sociedad toda, nadie quiere problemas ni que lo "escrachen", ya que este gobierno también apaña a Trimarco, sino no se explica los 9,5 millones de pesos que le dió a su Fundación; esa directora miente, tiene miedo a quedar politicamente incorrecta, esta bien ser Feminista, de Izquierda, acompañar a esa "pobre" mujer que ha perdido una hija. Es fácil saber si lo que digo es mentira, como dijo Crhistian, si no radicó la denuncia, es mentira, quiere quedar bien y más que hay elecciones, seguro que ya tiene un cargo más rentado prometido.

Claudia
09 de Agosto de 2017

Pregunto, que parte aún NO HAN ENTENDIDO lo que son los kirchneristas. Si no comprenden que son guerrilleros, no entienden nada. Pero todavía la prensa les dá espacios y están pendientes de la terrorista del Sur, cuando lo que tenemos que hacer todos es lograra la encanen de una buena vez.
No podes Christian dejarte amenazar por estos corruptos impresentables y llevá tu problema, tranquilo, a los niveles necesarios para pedir explicaciones, por ejemplo al jefe de esa biblioteca y al organismo de la cual depende.

LA ABUELA
09 de Agosto de 2017

Tranquilo....
Por algo sera que las cosas pasan de una cierta manera y no de otra. A veces uno no comprende lo tortuoso y largo de algun camino, que al final saca sus recompensas. Recuerda que la manzana estaba prohibida en el huerto de Dios.
Y que fue que paso? todo lo prohibido gusta mas, se llena de misterio y la mente humana quiere saber. El saber porque tal cosa esta vedada, porque tal producto o nuevo remedio esta vedado. Y asi las cosas....deja que el tiempo madure las cosas.
Hay que reconocer que detras de todo este embrollo, hay trafico de miles de cosas, y que esta mujer ampara todo lo ilegal y todo un movimiento escabroso.
Hay mucha gente pegada a este negocio, el que sea. Por eso, los intereses no te dejan vender este libro.
Hay que saber esperar,
Es como lo dice Claudia, tal cual: Esperar que encanen a todos, y cuando caiga la banda, posible que tu libro salga como pan caliente.
Que tal con proponerlo a los paises limitrofes? " endemientras" ?

Norma I. Cañetti
11 de Agosto de 2017

CHRIS, FUERZA, ADELANTE......LADRAN SANCHO, SEÑAL QUE CABALGAMOS............Y SÍ AMIGUITO. CABALGAMOS X ESTOS TIEMPOS EN LA MÁS ABSOLUTA IGNORANCIA, PRECARIEDAD DE EDUCACIÓN, CONOCIMIENTOS, Y..........AÚN LANZANDO UN ALARIDO SELVÁTICO, AÚN ASÍ SE TE QUEDARÍAN DEMASIADAS EMOCIONES ABSURDAS ATRAVESADAS CHRIS. PACIENCIA. PACIENCIA. PERSEVERANCIA (y tienes MUCHA).................TONELADAS DE EXITOS. IMPORTAN, PESAN DEMASIADO LOS VALORES X LOS CUALES LUCHAS HACE BASTANTE TIEMPO. SIGUE ADELANTE, NO HAY OTRA DIRECCIÓN P/LOS "ÍNTEGROS" COMO VOS. VAMOS AMIGUITO, "LO MEJOR ESTÁ X VENIR".-

 

Seguinos también en