El peligro de usar fuentes del espionaje en el periodismo

12
4393
ILEGALIDAD, DESINFORMACIÓN Y OTRAS YERBAS
ILEGALIDAD, DESINFORMACIÓN Y OTRAS YERBAS

Hay una máxima en el periodismo que sostiene que “toda fuente de información es interesada”. No se trata de una consigna más, sino de una de las que más deben tenerse en cuenta a la hora de trabajar como hombre de prensa.

 

Los periodistas basamos nuestro trabajo en ese tópico: las fuentes, principalmente las personales. Esto es, gente de carne y hueso que nos aporta datos que, luego de trabajosos chequeos, pueden transformarse en un potencial artículo periodístico.

Los “informantes” —a efectos de usar un oportuno sinónimo— tienen toda una complejidad que merece un manual completo para saber cómo tratarlos.

Los hay de diversa índole, pero principalmente dos: los “oficiosos” y los “oficiales”, de acuerdo a la calificación que les da el gran colega español Pepe Rodríguez, autor de uno de los mejores libros de investigación escritos en español (1). A saber:

-La fuente oficial será aquella a la que se puedan aplicar las etiquetas clasificatorias siguientes: ser preferentemente una fuente puntual, pública —aunque algunas veces con rasgo de privada—, voluntaria, y con tendencia a ser más bien asidua que ocasional. Este tipo de fuentes acostumbra a facilitar información más o menos institucionalizada y a asumir su paternidad. El valor de sus comunicaciones es notable para el informador, pero más bien relativo para el investigador.

-La fuente oficiosa, en cambio, será preferentemente de orden general (sin olvidar su componente puntual), confidencialidad —aunque pueda ser también privada—, tanto voluntaria como involuntaria e igualmente asidua como ocasional. Su información es más bien singularizada y original y no suelen asumir la paternidad de la misma. El valor de sus comunicaciones es muy alto para el investigador, pero puede suponer un riesgo para el informador en caso de que no contraste suficientemente sus datos.

Dicho esto, amerita responder a la consigna que da título a esta nota: ¿Conviene utilizar fuentes de información vinculadas al espionaje? La respuesta es terminante: NO.

Salvo casos puntuales, jamás nos servirá lo que aporta una fuente relacionada con la inteligencia. ¿Por qué? Básicamente porque su origen es ilegal. No es ningún secreto: el espía se nutre de datos subrepticios, aportados por escuchas telefónicas ilegales, hackeos y otros “delitos” de similar índole.

Si alguien duda respecto de la conveniencia de la utilización de esa información, sepa que existen puntuales expedientes judiciales que han demostrado que ello es ilegal.

Una de las causas se inició hace diez años y complicó la existencia de no pocos periodistas argentinos. Si bien se trata de una investigación viciada de nulidad por la pésima actuación de la jueza Sandra Arroyo Salgado (2), la cuestión de fondo no cambia un ápice. Lo que está mal, está mal.

En lo personal, me ocurre cada tanto que algún espía vernáculo me ofrece correos electrónicos privados o escuchas telefónicas de personajes relevantes de la política o el empresariado argentino. Siempre son documentos harto interesantes, plagados de datos de relevancia… pero su origen sigue siendo ilegal.

Siempre agradezco el convite, pero lo paso por alto. Mi lema es claro: “El fin no justifica los medios”.

Finalmente, hay que mencionar que los ofrecimientos suelen recrudecer en momentos de purga de la exSIDE. Las dos más importantes —al menos en lo que a mí respecta— fueron en 2000 y en 2014.

En uno y otro momento, me contactaron los espías de rigor a efectos de ofrecerme mails privados y documentos ad hoc de referentes de la política. Otra vez: les agradezco infinitamente la oferta, pero no la acepto.

Lo que sí me preocupa es que luego veo algunos de esos registros publicados por grandes medios y/o colegas amigos. Eso es cualquier cosa, menos periodismo.

No se trata solo de un tema de legalidad, sino también del peligro de la desinformación que se genera cuando lo que se publica termina siendo falso.

Dos ejemplos al respecto, ambos publicados por diario Clarín y su periodista “estrella”, Daniel Santoro. El primero, las cuentas en el exterior de Máximo Kirchner y Nilda Garré; el segundo, los supuestos registros borrados en la Quinta de Olivos después de la suspicaz muerte de Alberto Nisman.

Una y otra versión fueron tomadas por verídicas y luego se demostraron falsas. ¿Cómo arreglar el daño que hizo el diario más leído de la Argentina? ¿Cómo reparar algo sobre lo cual ni siquiera se pidió disculpas?

Está claro que la información es un bien muy preciado y, como tal, su tratamiento debe ser cuidado al extremo.

Lamentablemente, el contexto actual no ayuda en nada a la hora de entenderlo. Ya lo dijo el actor Chris Hardwick con una crudeza que abruma: “Ya no estamos en la era de la información. Estamos en la era de la gestión de la información” (3).

-----

(1) Periodismo de investigación, técnicas y estrategias (Paidós, 1994). Pepe Rodríguez. Página 97.

(2) Ver https://periodicotribuna.com.ar/12594-el-oculto-vinculo-de-anibal-fernandez-con-la-banda-de-los-hackers.html

(3) Esta nota es parte del libro/manual que está escribiendo el autor de esta nota sobre periodismo de investigación.

COMPARTIR
Artículo Previo La burda “cama” que le hicieron al titular de la Aduana
Artículo Siguiente ¿Quieren desestabilizar a Macri?
Armin Vans
También en
 
 

12 comentarios Dejá tu comentario

  1. EN ESTOS MOMENTOS YO SOY VICTIMA DEL GRUPO MAFIOSO DE RADIO 10. ME SIGUEN POR LA CALLE, ME ESPIAN MI PC, ME MOLESTAN POR MI CELULAR Y CREO QUE HASTA PINCHARON MI LÌNEA TELEFÒNICA. ME MANDAN MENSAJE INDIRECTOS POR SUS PROGRAMAS RADIALES COMO HACIENDO SABER QUE SABEN TODO DE MI VIDA. ESTO FUI INICIDO POR ANGEL ETCHECOPAR HACE 2 O 3 MESES. TENGO MUCHO MIEDO Y NO SE A QUIEN RECURRIR. ESTÀN HACIÈNDOME UNA PERSECUCIÒN Y HOSTIGAMIENTO. NUNCA ME HABÌA SUCEDIDO. PENSÈ QUE EN ARGENTINA EXISTÌA LA DEMOCRACIA.-

  2. Diario Sueco alerta a la Argentina sobre Mauricio Macri Suecia es un país desarrollado europeo, con periodistas responsables y un gobierno que respeta la salud de su pueblo. Los agrotóxicos de corporaciones como Monsanto son altamente repudiados al igual que los transgénicos y la ciudadanía educada conoce los riesgos de utilizar dichos productos. Esta conciencia y nivel de desarrollo social y evolutivo es reflejada por el medio ETC.se que titula: "El Presidente Mauricio Macri es una amenaza para la democracia argentina", explicando en el articulo que el Presidente "... se somete al sector financiero transnacional (...)". En el mismo diario hay decenas de reportes científicos exponiendo los crímenes y mentiras de Monsanto y otras corporaciones genocidas que hacen en la Argentina lo que no pueden hacer en Europa. A ojos de la civilización sueca, las actividades tóxicas de Monsanto en Argentina son actos delictivos. Dudamos que esa sociedad sea capaz de comprender como es posible que un gobierno vaya en contra de la salud de los habitantes de su propio país, financiando aviones fumigadores de glifosato o imponiendo leyes para que puedan rociar glifosato más cerca de las casas de familia. El diario europeo indica que "por decreto y en violación de sus facultades constitucionales, el presidente Mauricio Macri designó a dos de sus amigos en la Corte Suprema de Justicia", y que también derogó la ley que limita la monopolización de los medios de comunicación". Añade sobre Clarín (que comparte propietarios con Monsanto) que "el número de medios de comunicación aprobados para control de un monopolio ni siquiera fue tan alto durante la dictadura militar". Aunque Mauricio Macri se escuda en que no prometió solucionar todos los problemas de los argentinos en el segundo semestre, ha resuelto unos cuantos para Monsanto. La tasa de cáncer sigue aumentando. Celeste Fassbinder BWN Argentina Posdata: El Estado no puede financiar aviones fumigadores de glifosato, porque está utilizando la plata del pueblo para envenenar al pueblo. El Gobierno debería invertir dinero en educar a la gente sobre los peligros de los agrotóxicos y aviones hidrantes para incendios forestales en lugar de trabajar arduamente para la despoblación del país que buscan entidades financieras extranjeras.

  3. Che Gary, si queres voy con la historia a un medio internacional. Decime que lo haga y voy. Honestamente no se que espero. Dale mariconcete: decime que lo haga. Casi te cagas encima cuando te hice saber que le iba a contar a RT news la historia. Decime con todas las letras, si tenes huevos, que vaya a un medio internacional. DALE.

  4. En lo conceptual, uno puede estar de acuerdo, pero en la realidad, lo que el periodista debe hacer es aceptar la información y chequearla de la mejor manera posible. El caso que mencionás de Santoro, quedan más dudas de las desmentidas que de lo publicado. En el otro caso, está claro que todo eso sirvió para empezar a desentrañar la madeja de la corrupción K. El caso Watergate, emblema de todo periodismo, no se habría podido iniciar sino hubiera habido filtraciones de los servicios secretos. Y lo mismo sucede con montones de casos. O Wikileaks, Vaticanleaks, Snoden, y las cuentas del HSBC, como los Panama Papers, no son casos que se inician a partir de la actuación de espías, de uno u otro bando? Creo que el trabajo del periodista está en la búsqueda de la verdad, con objetividad y tratando de que su trabajo sirva para detener el delito institucionalizado en las estructuras políticas.

  5. Christian, vos mismo sabes que Alderete saca de la SI mucha data. Algunos decían que vos también lo hacías. A mi solo me interesa la VERDAD.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Sobre los jueces como fuentes de información

    ¿Es confiable un juez como fuente de información para el periodismo? Peor aún, ¿es confiable un magistrado que posee media docena de juicios políticos y fuertes intereses políticos? En su momento, en el marco de la causa por la...