¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Con Alberto Fernández, ¿peligra la libertad de prensa?

36
3397
El kirchnerismo y la intolerancia al periodismo
El kirchnerismo y la intolerancia al periodismo

Todo arrancó este lunes, temprano, con un tuit del periodista ultra K Gustavo Sylvestre, quien sostuvo: "Es increíble la campaña que el periodismo oficialista le está haciendo (en contra) a Vilma Ibarra porque marcó diferencias con la expresidenta en algún momento. ¿Y? Es una mujer inteligente, eficiente y laburadora. Ah, eso no importa. Son tan obvios".

 

En ese contexto, Alberto Fernández decidió retuitear el mensaje desde su propia cuenta en esa red social, avalando de alguna manera sus palabras.

La anécdota refiere al libro escrito por Ibarra en 2015 llamado "Cristina vs. Cristina, el ocaso del relato", con un tono muy crítico hacia la futura vicepresidenta, de lo cual dio cuenta este portal hace unos días.

Luego, llegó el turno de Hugo Moyano, quien dejó en el aire una frase brutal: “Hay que revisar lo que hicieron algunos periodistas y medios en estos años".

No fue un desliz, algo que se dice sin querer, porque luego el camionero aclaró respecto del trabajo de la prensa: “Han hecho mucho daño. Han acusado a gente. Como no han vivido, no se dan cuenta, pero hacen mucho daño. Eso no puede ser gratis, que les manden a decir y no pase nada". ¿Qué significa que no puede “ser gratis”? ¿Qué es lo que no termina de decir Moyano?

Preocupan sus palabras, no solo por la connotación que ostentan sino además porque vienen a tono de lo que vienen sosteniendo otros referentes K.

Por caso, anoche mismo Jorge Rial sostuvo: "Hay que hacer una revisión del periodismo en estos cuatro años". Para colmo, se lo dijo a Dady Brieva: el mismo que propuso hacer una “Conadep” para periodistas.

Y para coronar la situación, Alberto Fernández increpó a un periodista de diario Clarín en plena conferencia de prensa desde México: “Me parece que no quisiste entender”, increpó a Santiago Fioriti, molesto porque le preguntó por el cepo al dólar.

La situación se viralizó por todas las redes sociales, con la consiguiente preocupación de quienes vienen observando la sucesión de “encontronazos” del presidente electo para con los periodistas críticos.

¿No era que volvían “mejores”? ¿O volverán aquellos idus del gobierno de Néstor Kirchner, cuando Alberto llamaba a los periodistas para apretarlos por el contenido editorial de sus notas?

La Argentina no tolera más este tipo de actitudes, porque trae los peores recuerdos de los peores años de la historia argenta. Aquellos años de plomo, en los que la dictadura llegó a desaparecer a un centenar de periodistas, solo por hacer lo que mejor saben hacer: preguntar.

¿Eso busca el “neo kirchnerismo”? ¿Que los cronistas ya no pregunten? ¿Que se queden paralizados en sus escritorios en lugar de hurgar en los vericuetos del poder?

Es bien cierto que no todos los referentes K han hecho declaraciones de censura, pero también es real que nadie ha salido a condenar las palabras de los Moyano y compañía.

Preocupa ese silencio, porque permite especular que vendrá lo peor. Como en el pasado. No cualquier pasado, sino el más triste de todos.

 
 

36 comentarios Dejá tu comentario

  1. Nuestra ex presidenta debia reiniciar el juicio por indagatoria el 4 de noviembre del corriente año, pero la señora esta ocupada en Cuba. Asi que los señores jueces se pueden sentar a esperar a que ella decida cuando le queda bien el turno, porque no se pueden hacer los rulos por cualquier lado. A mas de eso Alberto justifica que ella no ha sido detenida por no encontrarsele causa alguna sobre nada de sus tantisimos casos. Asi es la ley y si esta no te gusta, te canto otras.

  2. Pienso que los peronistas no cambiaran nunca, solo abandonan algunas practicas, como la famosa " marchita " porque se les prohibio el uso, abandonaron tambien el " vamo a volve " porque ya volvieron, pero hoy este sr. Fernandez, no debe olvidar que sera el Presidente de la Republica, asi que se olvide de los famosos deditos en V, porque ser el presidente de la Republica es algo mas que dirigir o representar un partido politico. Lo pido para que empiece bien, las elecciones ya pasaron, pienso que es hora de los hechos, no de las palabras, ni de los gestos, la economia esta mal, no esta el horno para bollos

  3. Lamentable, al Presidente Macri Lo perdimos...por una dupla de Corruptos...el Periodismo ayudo A estos corruptos...ahora.. 'chupa!!!'

  4. Cuando hice el comentario sobre Rial, me refería a que hasta compañeros del mismo canal, se mantuvieron siempre callados sabiendo lo que es el tipejo este. Sobran los dedos de una mano los periodistas de otros medios que hicieron notas y sacaron a la luz mucha mugre para que nos pudiéramos enterar.

  5. Quería hacer dos comentarios y voy a hacer uno solo para dos notas porque el asunto es el mismo. Un poco más arriba Piratón dice que algunos creen que el ataque a la libertad de prensa es ideológico; él lo atribuye a los farsantes y su necesidad de que no los pongan en evidencia. Yo estoy de acuerdo, pero el caso es que ya inventaron hace mucho una ideología al servicio de los farsantes. No hay casualidades. En un sistema de pensamiento hegeliano donde la realidad no es más que una verdad antojadiza con derecho de autor, y la investigación de las cosas es reemplazada por las ideas de alguien con autoridad política, cualquier investigación objetiva es considerada sedición o persecución. Por eso los gobiernos basados en esas ideologías terminaron siempre en tiranías. Esto era así en el origen napoleónico de ese sistema de pensamiento, y siguió siendo así con la juventud maravillosa del mayo francés. La idea de justicia que tiene el profesor de teoría del delito es la misma que la de Zaffaroni y parte de los escritos de Foucault y seguidores. Es sabido que el psicoanálisis niega el abuso y el acoso, y se los atribuye a enfermedad de la víctima. En el país con más dependencia de esa teoría, Foucault era un libertino enérgico y emblemático, con una cuota de poder dentro de su ambiente académico. Esa facilidad para usar su “autoridad académica” con fines personales y egoístas, es una característica básica del sistema de pensamiento idealista; F. Nietzsche fue quien mejor lo puso en evidencia en Más Allá del Bien y del Mal. Desde su cuota de poder y creyendo que su posición testimonial nunca iba a ser respetada o adoptada por los factores de poder, Foucault, y sus seguidores inventores del posmodernismo, postularon que la justicia y el derecho no son más que el producto de mentes sadomasoquistas obsesionadas con el control físico del prójimo mediante su encarcelamiento. Era esperable, debido a sus acciones enfrentaba una hipotética pero evidente condena social y su “posición intelectual” no era otra que la descalificación preventiva de sus eventuales críticos. De ahí surge todo el “pensamiento” zaffaroniano donde el objeto del derecho penal es el cuidado del delincuente y no la defensa del valor de las víctimas actuales o potenciales. De ahí surge la idea de que toda investigación judicial es indefectiblemente una persecución miserable ejecutada por seres inferiores. La investigación o acusación de una “figura de autoridad” (la única autoridad reconocida es política) sería directamente sedición. Como muestra ideológica es suficiente considerar las reacciones políticas a la denuncia de Nisman. Ese posmodernismo de autores como Derrida, muy difundidos en EU, es la última instancia formal con pretensiones académicas en la que se planteó la ideología de la deconstrucción del mundo civilizado para volver a los caudillos iluminados y al tribalismo autoritario con fines de justicia social. En pocas palabras, inventaron la guerra civil silenciosa, con cargo a los contribuyentes, y disfrazada de lucha por derechos y reivindicaciones. Lo que Piratón no acepta es que sin el apoyo activo o pasivo de la mayoría de los intelectuales y referentes esta clase de farsantes no podría subsistir. Estos tipos llegan al poder porque hay mucha gente son una supuesta autoridad intelectual que sigue aceptando estas cosas como parte de la política cuando es evidente que son totalmente contrarias a un estado de derecho.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Ahora es Rafael Bielsa el que apunta contra el periodismo

“Nada de esto fue un error”, dice una conocida canción de Coti Sorokin. Y todo indica que es así. Que nada es un error. Porque no es posible que tantos se hayan puesto de acuerdo a la hora de hablar sobre las limitaciones que se le deben imponer a los periodistas...