¡Recién Publicado!
cerrar [X]

¿Hay que bajar la edad de imputabilidad penal para acabar con el crimen?

37
5234
COMPARACIONES, MENTIRAS Y VIDEOS
COMPARACIONES, MENTIRAS Y VIDEOS

El disparador lo dio el caso del asesinato de Fabián Esquibel, hecho por el cual un adolescente de 15 años fue detenido y declarado luego como "no punible" a pesar del sangriento asesinato por él cometido.

 

A partir de allí, comenzó —nuevamente— el debate por la eventual efectividad que podría provocar la baja de la edad de imputabilidad penal, que hoy llega a los 16 años. Por un lado, los sectores de centroizquierda —y los autodenominados "progresistas"— dudan de que sirva para algo. Por el otro, los sectores alineados más a la derecha, opinan lo contrario y esgrimen que hay leyes en debate en el Congreso Nacional que ayudarían a acabar con el crimen y que hoy están siendo demoradas ex profeso.

En medio de esa discusión de sordos, ¿cuál es la verdad? A la hora de combatir el crimen, ¿sirve bajar la edad de punibilidad o no?

Si se observa lo que han hecho otros países a ese respecto, parecería que la tendencia es inevitable. Veamos algunos ejemplos: en Costa Rica la edad de imputabilidad es a partir de los 12 años; en Venezuela también, al igual que Honduras, México, Ecuador y El Salvaldor. En República Dominicana, Uruguay, Guatemala y Nicaragua es a los 13; mientras tanto, en Panamá y Paraguay es a los 14.

En Europa la situación es similar, con el ejemplo extremo de Irlanda donde la edad de imputabilidad alcanza la friolera de 7 años. En Inglaterra llega a los 10, y en Francia y Grecia es a los 13. Finalmente, en Austria, Bulgaria, España, Holanda e Italia es a los 14, como puede verse en el siguiente cuadro.

 

¿Esto es prueba de que hay que bajar la edad de imputabilidad? Para nada, ya que cada sociedad es un mundo y su idiosincrasia depende de gran cantidad de factores que varían de un país a otro. Sin embargo, es un indicador de las tendencias para combatir el crimen a nivel mundial que, por ahora, hay que observar con detenimiento.

 

El Estado ausente 

Sería ingenuo pensar que la punibilidad a menores de 16 años acabará con el delito de manera automática. Sería apreciar solo una pequeña parte de un problema mucho mayor, que afecta el tejido social de un país que no ha parado de ampliar la brecha económica entre los que más y menos poseen.

Ese dato es revelador, ya que se ha demostrado —sobradamente— que el crecimiento del delito es inversamente proporcional al incremento de la desigualdad social.

De esa manera, se demuestra que la mera baja de la imputabilidad no sirve como medida de fondo, sino como un manotazo de ahogado que no resuelve el problema en sí mismo.

¿Para qué penalizar a menores de 16 años si no se soluciona la cuestión principal? Si no se trabaja en ello, la postal del futuro será la de cárceles abarrotadas por cientos de adolescentes que purgarán pena, al tiempo que otros cientos de niños se irán formando en la delincuencia. Así, ad infinitum.

¿Es esa la solución: la persecución implacable sin contención previa del Estado? ¿No es al menos ingenuo creer que esa política podrá resolver la inseguridad en la Argentina?

El problema es muy complejo y el análisis debe ser tan complejo como él. Por empezar, el Estado no solo debería admitir que hay desigualdad, sino que esta se ha desbordado al extremo.

Cualquier manual de medicina para principiantes indica que, lo primero que debe hacerse antes de poder tratar una enfermedad, es reconocer que existe. Un enfermo que niega una patología, lejos está de poder curarla.

Por eso, en un país donde la mentira y el ocultamiento son moneda corriente, donde los funcionarios oficiales son los primeros en dar el ejemplo de lo que “no se debe hacer”, donde se “dibujan” las estadísticas oficiales y donde el Estado es el principal impulsor del tráfico de drogas, es imposible dar un mensaje de coherencia social.

Esto muestra cuán complicado será resolver el problema de la criminalidad vernácula.

 

Concluyendo

¿Cómo pueden políticos que han robado fondos públicos como los de Santa Cruz —el kirchnerismo—, traficado armas a Ecuador y Croacia —el menemismo—, vender narcóticos —el duhaldismo— o haber “sobornado” para sancionar una ley —el delarruismo— dar un mensaje de coherencia?

No se habla ya de combatir el crimen, sino de generar un discurso creíble y honesto de cara a la sociedad. ¿Quién puede dar el ejemplo antes de señalar a alguien más?

Destacados psicopedagogos aseguran que los chicos tallan su personalidad basados en los ejemplos que observan de sus mayores. De nada sirve lo que estos aseguren si sus comportamientos no se condicen con sus propias prédicas.

Eso mismo es lo que ocurre a nivel social. Desde el Estado se da un discurso hipócrita que no hace mella en los que deberían recepcionar ese mensaje.

Hasta que ello no cambie, hasta que no haya una diatriba clara y unívoca, que se condiga con los hechos, será imposible empezar siquiera a discutir cómo resolver el problema de la delincuencia. 

 
 

37 comentarios Dejá tu comentario

  1. Cual es la relacion aceptable de ciudadanos vs encarcelados , tienen derechos de ciudadania los que burlan las leyes de la sociedad? Cual es el porcentaje de presos que puede admitir la sociedad cuando se ampara en un gobierno delincuencial? Si seguimos aplicando los principios democraticos, ellos decidiran que nosotros estemos adentro y ellos seran el brazo armado de la revolucion KK???

  2. La familia como concepto contenedor y aglutinante en Argentina ha fenecido. Por ello el Estado debe resguardar el futuro de los niños. Como primera etapa piloto, cada niño en estado de abandono, debe ser retirado judicialmente de la guarda legal de sus padres.Deben crearse colonias o centros de cuidados para estos niños. Bien se pueden utilizar las guarniciones militares que están al pedo. Deben estudiar, aprender oficios, y pueden abandonar estos centros cuando estén en condiciones de tomar un trabajo u ocupación, proporcionada por el mismo Estado. Esa ocupación debe ser convenios con empresas privadas, con beneficios fiscales.Será más barato que mantenerlos en cruentos institutos de rehabilitación cuando ya no tenga remedio, y sea el lugar para perfeccionarse en el delito.No tiene sentido cargar sobre sus padres. El Estado debe hacerse cargo de esta tragedia social.Siempre será menos costoso.

  3. Todo muy lindo, en la teoría. Cuando te roban, violan o matan a vos o un familiar, la cosa cambia. Llegamos a una instancia decisiva: ellos o nosotros. Y por lo menos yo, como cientos de miles, quiero el nosotros. Mañana se verá. Pero hoy esos menores deben ir a cárceles o institutos. Y ya que estamos, QUE TRABAJEN en esos lugares. Sino parece más bien una universidad del crimen, donde no hacen NADA:.

  4. No puede ser que en una carcel tengan mas capacidad de accion a distancia e informacion que un ciudadano en la calle. Hoy dia un chico con una moto , un preservativo y un celular es tan peligroso como mono con navaja. No sera hora de poner las cosas en su lugar?

  5. La cuestión sobre la punibilidad de los menores, en nuestro derecho, no depende de lo que se esta debatiendo ahi. Es muy buen debate, pero esta mas atinado a una cuestion sociologica del delito, y no enfocado en la cuestion juridica estrict ...a. Una de las causas de imputabilidad en la ley penal argentina es la INMADUREZ, es decir, depende del factor biológico "edad". CREUS opina que son dos los criterios que se pueden aplicar para determinar si un sujeto es o no maduro para comprender y dirigir sus acciones: el del discernimiento, según el cual hay que examinar en cada caso particular si el individuo posee dicha capacidad, y el objetivo, en el que, por debajo de una edad fija, se presume iuris et de iure la inmadurez del sujeto. Este último es el seguido por la ley argentina, que actualmente declara "no punible" al "menor que no haya cumplido dieciséis años de edad". Teniendo en cuenta que nuestro codigo penal fue sancionado hace ya varios años, y por mas que le realicen reformas pequeñas, continua teniendo el pensamiento antiguo, que no se corresponde con la sociedad actual. Un menor que mata es conciente de ello. O son maduros para cometer delitos, o no lo son. Todo lo demas en discusión, es algo que hace a la politica integral, y por lo tanto es responsabilidad de los poderes politicos del estado, principalmente del ejecutivo en sus distintos ambitos (pronvincial, nacional, municipal, etc).

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

10 motivos para no bajar la edad de punibilidad a los 14 años

Quienes insisten con bajar la edad de punibilidad —es decir, la edad a partir de la cual se introduce en un sistema penal a un adolescente— ponen los 14 años como edad mínima. No explican por qué eligen esa edad, ni responden a una sencilla pregunta: si...